El Correo

El equipo de gobierno quiere disolver Viranda antes de que finalice el año

Edificio de viviendas de protección oficial de la sociedad municipal de la vivienda en la calle Ronda del Ferrocarril.
Edificio de viviendas de protección oficial de la sociedad municipal de la vivienda en la calle Ronda del Ferrocarril. / AVELINO GÓMEZ
  • Hernando pretende convocar «este mes» la junta general para votar el cese y estudia un encaje a la petición del consejo de administración

El equipo de Gobierno ha dejado clara en numerosas ocasiones su intención de cesar la actividad de Viranda. De hecho lo quiere hacer este mismo mes, con la convocatoria de junta general donde «voy a llevar la propuesta de disolución», señaló ayer la alcaldesa, presidenta de la empresa municipal. Hernando respondió así a las recientes declaraciones de los grupos de IU y Ganemos, que censuraron el «bloqueo» del PSOE para poder dotar de fondos a la sociedad, además de solicitar la convocatoria urgente del consejo de administración.

«No es real que llevemos 6 meses esperando un informe relativo a las indemnizaciones de los trabajadores», argumentó la regidora. «Un expediente de estas características conlleva más informes; de fiscalidad, indemnizaciones, jurídico, etc, y obviamente es algo complejo que nunca se ha hecho en el Ayuntamiento y que por tanto hay que mirar bien». «En cualquier caso, el expediente está completo y por lo tanto voy a convocar ya, conforme a los plazos que marcan los estatutos, la junta general». En cuanto a la petición del consejo de administración, «estamos estudiando qué encaje tiene en todo este procedimiento que lleva a la disolución». En la junta general, que reproduce la misma composición del pleno, esa disolución «se puede aprobar o no, depende de lo que haga la oposición». Pero «no tiene mucho sentido y no es coherente» con la propuesta del equipo de gobierno.

«No se trata de falta de diálogo. Ya es hora de que de una vez por todas se tome la decisión de resolver un problema que es real, y tenemos informes que lo acreditan, aparte de lo que la ley establece.Alguien tiene que resolverlo porque va a acabar siendo un problema para el Consistorio. Cada uno verá lo que vota y su responsabilidad respecto a lo que marca la ley», manifestó Hernando. «No se trata de inventarnos tareas que pueda hacer Viranda, y que se estarían duplicando porque ya se hacen por parte de departamentos municipales, para a toda costa mantener algo que ha agotado su objeto social».

En cuanto a la rehabilitación de viviendas, «no se está bloqueando absolutamente nada. En 2014 se aprobó en pleno que se llevara a cabo a través de Viranda, y una vez que surge la aplicación de la ley, la carta del Ministerio de Hacienda, los informes, la situación de pérdidas y cómo van a acabar causando un problema a la economía del Ayuntamiento, desde el equipo de gobierno entendemos que no tiene ningún sentido hacerlo a través de la sociedad municipal». En cualquier caso, ese acuerdo plenario del 2014 «fue notificado a Viranda ese mismo año, y desde entonces se podían haber realizado esos trabajos. Cuenta con el personal adecuado y suficiente para haber solicitado al Consistorio esa transferencia de dinero. Pero a través de la propia sociedad, no a estas alturas, a través de los portavoces de IU y Ganemos».

Si se aprueba la disolución «no va a haber ningún problema, esas competencias las volverá a asumir el Consistorio». En la actualidad, por ejemplo, «los alquileres los ingresa la sociedad y sin embargo los gastos los asume el Ayuntamiento. Esa es la forma maquiavélica en la que algunos piensan que queremos dejar morir de inanición a Viranda, y no es así, se han buscado todas las fórmulas para que tenga un funcionamiento».

Hernando calificó además de «barbaridad» unas declaraciones que vinculaban las pérdidas de Viranda con su anterior cargo como concejala de Urbanismo. «Es una sociedad pública que tiene un consejo de administración, una junta general, y no dependía para nada de la concejalía». Aunque desde el equipo de gobierno no dan una fecha exacta para debatir esa propuesta de disolución ya que el resto de miembros de la junta «no han tenido acceso al expediente», recalcan que la convocatoria va a ser este mes. La entidad atraviesa una situación «de incertidumbre grandísima y pérdidas», inciden.

Desde la oposición, el portavoz del PP Borja Suárez trasladó que antes de la junta general «se tiene que producir el consejo de administración, entre otras cosas porque lo piden 3 miembros, los representantes de IU, Ganemos y el propio secretario. Es una de las cuestiones que hay que solventar antes de tomar en consideración cualquier otra, al margen de imperativos legales que en otro caso el Ayuntamiento se ha saltado a la torera con respecto al cumplimiento de la ley de racionalización, que es a la que ahora se acogen para pretender disolver Viranda». A su juicio, la empresa municipal «es una herramienta útil».

«Una muerte dulce»

Para Suárez «desde hace unos ejercicios el PSOE solo tiene en mente cargársela. Antes de llegar a una conclusión, se tiene que debatir sobre la idoneidad o no de mantener la sociedad, sobre qué ha pasado en estos últimos ejercicios. Viranda quedó tocada de muerte cuando el PSOEy Miranda Puede votaron a favor de quitarle la encomienda de gestión del ARU. Antes de posicionarnos, y lo haremos tras escuchar a todas las partes, nos tenemos que preguntar si ha cambiado el objeto por el que Viranda se creó en su día por parte de la izquierda de la ciudad, si ha sido tratada con justicia y si desde hace unos ejercicios se hace una maniobra de desgaste para tratar de darle una muerte dulce».

Ya desde Miranda Puede, Esperanza Muñoz transmitió que antes de tomar postura están a la espera del informe del servicio jurídico.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate