El Correo

Urbanismo traslada requerimientos a media docena de edificios por la suciedad de las palomas

Bloque de Concepción Arenal.
Bloque de Concepción Arenal. / AVELINO GÓMEZ
  • En las inspecciones han hallado «concentraciones considerables» de aves, por lo que se urge a los propietarios a reparar las fachadas y evitar nidos

Pese a ser propiedades privadas, sus desperfectos están causando problemas en la vía pública. En este caso, de insalubridad. Se trata de un total de seis edificios a los que el departamento municipal de Urbanismo ha trasladado requerimientos a causa de la suciedad que generan las palomas que proliferan en sus fachadas. Elementos en situación de deterioro como balcones, alféizares y otros puntos que se convierten en el hogar de estas aves y, por ende, en un foco de contaminación. Así consta en los informes del inspector medioambiental, que ha detectado «considerables concentraciones» de estos pájaros en algunos inmuebles.

Uno de ellos se localiza en el número 15 de la calle Pérez Galdós, donde los vecinos iniciaron recientemente una recogida de firmas hartos por los abundantes excrementos de palomas. El mal estado general del mantenimiento, reza el requerimiento remitido al dueño, «permite su acceso y anidamiento», con lo cual el tránsito por la acera «conlleva gran riesgo» de ser alcanzado por sus deposiciones, dando como resultado «una abundante suciedad de la zona y molestias para el vecindario».

En el mismo documento se recuerda que, en base a los derechos y deberes de los propietarios que recoge el Plan General de Ordenación Urbana, «están obligados a la utilización de los predios con arreglo al planeamiento y conservación de edificios en las debidas condiciones de salubridad, seguridad y ornato público». También deben garantizar la habitabilidad de las casas. Esta responsabilidad «se extiende con carácter general a los trabajos y obras de reposición de los elementos constitutivos de dichos edificios, así como a las actuaciones que resulten necesarias para asegurar su correcto uso y funcionamiento». Otro artículo alude específicamente a las condiciones del ornato, señalando que las fachadas y demás elementos visibles desde la calle «deberán mantenerse en condiciones de limpieza y adecentamiento mediante el adecuado tratamiento o reposición de los materiales que los componen.

Redes, estructuras punzantes o directamente ventanas tapiadas son algunas de las posibles soluciones que evitan que las plagas se extiendan por las fincas. Y es responsabilidad del titular de las escrituras el hacerse cargo de poner los medios, advierten desde el Consistorio, que ha remitido similares avisos a otras cinco propiedades, la mayoría ubicadas en zonas cercanas al epicentro urbano. Por ejemplo, en Leopoldo Lewin igualmente han constatado «quejas debido a las molestias causadas por las palomas que frecuentan y/o habitan en el edificio número 5», reseña el informe de la inspección. Tras llevar a cabo el correspondiente seguimiento, el responsable municipal ha comprobado que el edificio –cerrado– se halla en mal estado general de mantenimiento, «destacándose los aleros deteriorados y ventanas rotas», lo cual «facilita el acceso y anidamiento» de los animales dando lugar también a una alta concentración que perjudica al entorno.

Canalones y aleros rotos

Canalones y aleros rotos en el número 1 de la calle Santa Lucía han atraído, de la misma forma, a un importante número de ejemplares que habitan y se reproducen en «balcones, aleros, etc». La consecuencia siempre es la misma: porquería y riesgos para la salud. Ya en Concepción Arenal, en la confluencia con la calle La Estación, un edificio abandonado con ventanas abiertas permite que las aves entren y salgan de forma continuada. La Travesía de Carlos III y la calle del Olmo completan el listado de inmuebles que han sido advertidos por Urbanismo. A ellos se suma la calle Renfe.

A través de las comunicaciones municipales, se recogen las distintas deficiencias que tiene edificio con el objeto de «intentar dar una solución» al propietario, señalan desde la concejalía.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate