El Correo

Galicia sonó y se hizo notar en Miranda

Galicia sonó y se hizo notar en Miranda
  • Anduriña conmemoró sus treinta años en la ciudad con música y la celebración del ‘Magosto’

Llevaba el grupo Anduriña mucho tiempo preparando la celebración de sus treinta años de presencia en la ciudad; la exposición en el Centro Sociocultural de Mayores fue el comienzo y ayer se llegó al punto culminante con la fiesta del ‘Magosto’ que se celebró en la Fábrica de Tornillos.

Como ya habían anunciado quisieron aprovechar que es en estos días cuando en Galicia se echa mano de esta tradición para conseguir que un pedacito de esa tierra que ellos quieren dar a conocer se hiciera presente en la ciudad. Y vaya si lo hizo.

Quizás algunos se vieran sorprendidos al comprobar que los animadores de la tarde habían dejado en casa sus trajes tradicionales y bien conocidos por todos, pero algo se intuía teniendo en cuenta que el punto álgido de las celebraciones era la presentación de su disco ‘Noite de rock e meigas’, que ha visto la luz gracias a la colaboración de algunos de los integrantes de Anduriña con músicos de algunos grupos rockeros mirandeses.

El objetivo no era otro que el de convencer de que la fusión de las dos músicas es posible y lo demostraron sobre el escenario. Y, además, convencieron a los que se dieron cita en la Fábrica para disfrutar de la fiesta.

La música sonó igual que en el CD poco después de las siete y cuarto de la tarde, pero antes, para abrir boca lo que se escucharon fueron las notas que surgían de las tradicionales gaitas acompañadas por los sones de las panderetas. Con el paso de los minutos era fácil creer que Miranda era Galicia y Galicia era Miranda. Lo creyeron los que tienen raíces en esa Comunidad y también los mirandeses que decidieron participar por el mero hecho de disfrutar con una actividad cultural diferente.

Y, como no, si alguien quiere conseguir que algo cale entre quienes contemplan lo que hace no puede olvidarse de los más pequeños, que como bien es sabido son como esponjas, absorben todo aquello que se les ofrece.

Por eso desde Anduriña prepararon un taller de panderetas e invitaron a todos para que llevaran las suyas, las de plástico que no faltan nunca en las celebraciones navideñas, o las que con madera como soporte de su superficie son las que resuenan cuando actúan los grupos folklóricos.

Los chavales, niños y niñas de todas las edades respondieron y se divirtieron de lo lindo; atendiendo en unas ocasiones las recomendaciones de los ‘maestros’, y en otras haciendo sonar sus panderetas llevando su propio ritmo.

La fiesta fue participativa y dado que desde Anduriña se habían propuesto celebrar el tradicional ‘Magosto’, en el recinto se pudieron conseguir cartuchos con castañas asadas; ese producto que nunca falta en los otoños gallegos.

Y, por supuesto, hubo también ya al final, tiempo para que la queimada se hiciera presente para que el público pudiera disfrutar de esta manera con los sonidos y también con los sabores más tradicionales de la Comunidad que da sentido a Anduriña, un grupo ya completamente enraizado en Miranda después de treinta años de andadura y presencia en todos los acontecimientos más importantes de la ciudad. Nacieron ellos con la idea de convertirse en «un grupo folklórico más, porque al final lo formamos mirandeses», comentaba hace algunos días su presidenta, Noelia de Pedro, y lo han conseguido tal como ayer quedó evidenciado. Eso sí, confían en que a partir de ahora sean más los mirandeses, con relación o sin ella con Galicia, se unan a su proyecto.

Anduriña surgió en el seno del Centro Gallego y ayer no podía faltar en las celebraciones su presidente, José Alfonso que se mostró «muy contento por esta fiesta que, quiero insistir, la han organizado ellos solos. Es una bonita manera de hacer que nuestra tierra se haga sentir en la ciudad; estamos muy orgullosos», apuntó.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate