El Correo

Miranda y la Junta compartirán datos para proteger a víctimas de violencia de género

El centro cívico acogió la sesión formativa con cerca de una quincena de profesionales de la administración local.
El centro cívico acogió la sesión formativa con cerca de una quincena de profesionales de la administración local. / AVELINO GÓMEZ
  • Profesionales de los Servicios Sociales del Ayuntamiento se formaron ayer en el plan de atención y su sistema informático

Con el ánimo de mejorar, agilizar y ordenar la atención a víctimas de violencia de género, profesionales de los Servicios Sociales del Ayuntamiento participaron ayer en una sesión formativa para la implantación del modelo integral "Objetivo Violencia Cero", el plan que se está implementando desde la Consejería de Familia e Igualdad de la Junta. Y una de sus metas es que las instituciones compartan la información sobre cada expediente a fin de que "se puedan tomar decisiones y medidas de protección o acompañamiento de forma más eficaz", transmitió ayer Esperanza Vázquez.

La Directora General de la Mujer abrió en el centro cívico de Miranda el curso de formación a nivel teórico e informático para un total de 13 profesionales de los servicios sociales locales, entre ellos "psicólogos, trabajadores sociales, agentes de igualdad o educadores", detalló Pablo Gómez, el concejal de este ámbito. La responsable regional agregó que el curso, que se extendió a toda la jornada, persigue poner en conocimiento este modelo de atención unificado ya que uno de sus principales fines es que "la estructura de los servicios sociales de la que disponemos en la comunidad, que está en manos de las corporaciones locales, se acerque a las mujeres que sufren estos casos". Hoy con unos roles muy definidos –la gerencia territorial de la Junta a través de las secciones de la Mujer, y los profesionales de los CEA (Centros de Atención Social y Servicios Sociales) que están en ayuntamientos– se busca "crear la figura del Coordinador de caso como persona de referencia a la que pueda acudir cualquier víctima y que va a ser la que la acompañe en todo el proceso, desde que se detecta el problema hasta que pueda lograr su plena independencia".

Asimismo ese responsable "va a contar con el asesoramiento y la coordinación de otros muchos profesionales", entre ellos los equipos especializados de psicólogos, juristas o educadores, que son quienes van a atender a la persona afectada. Al mismo tiempo desde las gerencias territoriales también se estará asesorando y coordinando ese acompañamiento. Se trata, en fin, de establecer "no solo cercanía y atención inmediata", sino una intervención conjunta "para evitar dos cosas; que la víctima no tenga que acudir a distintos sitios y contar siempre la misma historia, es decir, "revictimizarla", y que los profesionales tengan un sistema de información único, con una historia social única y un expediente único que les permita responder de forma más eficaz". "Por parte de todos los agentes en la región, los recursos existentes en la actualidad son suficientes, se está haciendo una labor y hay una implicación de todas las instituciones, pero hacía falta dar ese paso de realizar el trabajo coordinado, en red, con un sistema de información único que, por un lado, permita a la víctima identificar dónde tiene que acudir a la hora de pedir ayuda y, por otro, facilite a los profesionales estar coordinados, no duplicar las funciones y tener los roles bien definidos". De este modo "mejoramos, ordenamos, nos coordinamos en favor de las víctimas, que cuentan con numerosos servicios de atención, protección y acompañamiento a nivel municipal".

Dos muertes en 2016

La Directora de la Mujer elogió en este sentido la "estupenda coordinación" existente entre Miranda y la gerencia territorial en la materia. Especialmente en un curso en el que en la provincia de Burgos "hemos sufrido dos víctimas mortales, una recientemente en la capital, y cinco en toda la región (a nivel nacional ya son un total de 37 el número de víctimas mortales de violencia de género en lo que va de año), y por todos los medios hay tenemos que prevenir y evitarlo". Ante cualquier indicio, "es fundamental que las mujeres, su entorno y toda la sociedad pidan ayuda", recalcó Esperanza Vázquez.

Tras su paso por Miranda concluye el proceso formativo a nivel provincial donde han participado 112 técnicos de diferentes municipios, y esta semana se pondrá fin a esta etapa de aprendizaje de nuevos conocimientos y sistemas a nivel de toda la región, donde "solo en el ámbito de servicios sociales son casi 900 profesionales". Además, en colaboración con colegios de abogados, "en toda la comunidad vamos a terminar este mes una formación a casi 800 letrados del turno de oficio de violencia de género. Por parte de las instituciones se está poniendo todo para mejorar la atención a víctimas. Debemos profundizar en la prevención y perder el miedo a dar ese paso adelante".

Convenio con el Tribunal Superior, la Fiscalía y abogados

De forma paralela a la implementación del modelo de atención integral , "este año hemos firmado un convenio con el Tribunal Superior de Justicia, la Fiscalía y los Colegios de Abogados provinciales para tener una información única, estar coordinados y que se les ceda esa historia social que se está generando desde los servicios sociales", señaló la directora de la Mujer. Se busca que dispongan de una documentación "lo más actualizada posible a la hora de tomar decisiones, y a su vez que los servicios sociales puedan tener con la mayor inmediatez las órdenes de protección y las sentencias que se dictaminen y poder tomar medidas de acompañamiento y protección de la forma más rápida".

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate