El Correo

IU pide una comisión de política fiscal sobre la situación del polideportivo

IU pide una comisión de política fiscal sobre la situación del polideportivo
  • Cataloga la actual como «nefasta» y «deliberada» para hacer el servicio inviable y «propiciar su externalización»

La gestión del polideportivo municipal de Anduva es una cuestión que viene enfrentando desde no hace poco tiempo al equipo de Gobierno con los grupos de la oposición, y pese a no ser un tema novedoso, o quizás por eso, IU por mediación de su portavoz, Guillermo Ubieto, la ha vuelto a calificar de «nefasta», y ha pedido la convocatoria de una «comisión monográfica de política fiscal sobre el polideportivo, que se realice antes de que se debatan los presupuestos municipales para el 2017».

En el capítulo de peticiones IUtambién aboga por el desarrollo de una asamblea participativa en la que los diferentes colectivos y los usuarios de la instalación municipal planteen sus propuestas para «mejorar el funcionamiento».

Es ahora cuando el grupo municipal de Izquierda Unida vuelve a hacer hincapié en la situación porque considera que tras el cierre de la piscinas de verano «es un buen momento para hacer una fotografía de su utilización». Recordó Ubieto que su formación viene denunciando desde 2014 que la política fiscal entre los bonos y los carnés «es contradictoria, mala para el servicio y que provocaría un descenso de socios». Algo que a su juicio tiene como consecuencia directa hacer difícil la viabilidad del servicio. Y considera Ubieto que con las cifras en la mano se puede afirmar que la situación es «dramática y alarmante».

Con el último dato en la mano la cifra de socios a 21 de octubre de 2016 es de 5.668, frente a los 7.371 registrados un año antes., por lo que el descenso es de 1.703 y esto es «una pérdida sangrante que nosotros veníamos anunciando.

Al margen de la denuncia del descenso, Ubieto criticó ayer que el equipo de Gobierno no le facilitara estos números con anterioridad al último debate sobre las ordenanzas fiscales, y apuntó que ha sido «una estrategia sucia, motivada para que no pudiéramos utilizar estos argumentos en ese debate».

Tomando como referencia las últimas cifras conocidas sobre el número de socios de la instalación, se ha insistido desde Izquierda Unida en que esta merma supone por un lado una bajada de ingresos en las arcas municipales y, por otro, una pérdida del grado de cobertura.

En su reflexión sobre lo ocurrido después del verano el portavoz municipal apuntó que si bien se ha incrementado el número de bonos de diez baños (han pasado de 1.204 a 1.342), ese aumento no ha compensado el descenso de ingresos por la vía de los socios.

Aun reconociendo que no tienen en su poder el desglose de la pérdida de usuarios con carné según los tramos de edad –con precios diferentes–, y que por lo tanto no saben con exactitud «la cuantía económica perdida», en IU han hecho sus propios cálculos y consideran que «la horquilla oscila entre los 42.000 y los 160.000 euros; cantidad que no es comparable con los 2.748 euros que se han incrementado gracias a los bonos».

También denuncian desde IU que en el último año ha descendido aún más el grado de cobertura que se ha producido. «Si en el 2014 era del 29%, en el 2015 bajó al 25,5 y este año está en el 24,5%». Y entienden que la pérdida de socios no se puede achacar al descenso poblacional ni a la crisis sino «a la mala política fiscal».

Servicio en peligro

Desde el punto de vista de IU el equipo de Gobierno está poniendo en grave peligro el servicio del polideportivo «o para hacerlo inviable o para dejarlo en manos de aquellas propuestas que puedan venir en el futuro, sobre todo de la mano del PP, para privatizar o externalizar parcial o totalmente este servicio, cuestión que desde Izquierda Unida rechazaremos frontalmente».

Para corregir «la sangría de socios», van a solicitar una campaña de información y captación. Cuando se quiere ya se hace, y creemos que también es posible en este tema aunque con estas políticas fiscales va a ser complicado».

No confían en que sus propuestas vayan a ser oídas, pero Ubieto insiste en que el equipo de Gobierno debería hacerlo. «Es de imperiosa necesidad que hablemos de la situación del polideportivo porque a este ritmo el año que viene vamos a estar por debajo de los 5.000 socios».

Tienen su propuesta de modificaciones y quieren corregir la situación «para no abonar el terreno para la externalización. Se está despilfarrando el dinero público. Sabemos que es un servicio deficiente; algo que podríamos aceptar si cumple con una función social, de otro modo no».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate