El Correo

Los centros de salud de Miranda van a contar con 6.480 dosis de vacunas contra la gripe

Los centros de salud de Miranda van a contar con 6.480 dosis de vacunas contra la gripe
  • La campaña, retrasada por el buen tiempo del otoño, arrancará el lunes y se prolongará hasta el 23 de diciembre

El buen tiempo de un otoño, hasta ahora, benévolo, los días soleados y las buenas temperaturas han retrasado una campaña de vacunación de la gripe que arrancará el lunes, varias semanas más tarde de lo que suele ser habitual en la planificación del servicio de Epidemiología de Castilla y León. A partir del día 7 y hasta el 23 de diciembre los mirandeses que pertenezcan a los grupos de riesgo sanitario o social van a poder acceder a la inmunización frente a ese virus. Para recibir su dosis bastarán con que soliciten cita en su centro de salud, a los que está previsto que lleguen 6.480 dosis.

De ellas, la mayoría, hasta 4.680 unidades, son vacunas antigripales con adyuvante que se emplean, mayoritariamente, para la población de 65 años en adelante. Un lote que se distribuirá en dos bloques: uno con 2.280 con destino al Miranda Este y otro de 2.400, para el Miranda Oeste.

Éstas se completan con otras 1.800 dosis de trivalentes inactivas que van a llegar a la ciudad para ser administradas a pacientes de entre seis meses y 64 años. Concretamente un millar está destinado al ambulatorio de Ciudad de Vierzon y las otras 800 van a ser para pacientes con su expediente en el de Condado de Treviño. A todas estas se suma un centenar más de unidades que se va a entregar en el Santiago Apóstol para ser administradas a los profesionales sanitarios.

El total es ligeramente inferior al lote remitido a la ciudad el pasado año. Entonces, las previsiones iniciales fijaron el número de dosis necesarias en 6.800, que fueron 320 más que ahora, lo que supone un leve descenso de casi el 5%; pero hay que tener en cuenta que en 2015 se aumentaron en 662 las abastecidas un ejercicio antes.

Las 6.480 unidades que están destinadas a la ciudad forman parte del lote de 85.000 fijado por la Consejería de Sanidad para la provincia de Burgos, frente a las 82.800 de las que se dispuso en la campaña pasada que arrancó, eso sí, varias jornadas antes, concretamente el 20 de octubre y se prolongó hasta el 5 de diciembre.

Durante ese periodo, se llegaron a vacunar 6.145 personas en la ciudad. De ellas, 2.837 lo hicieron en el centro de salud Miranda Este y 3.308 en el Miranda Oeste. A éstas se sumaron otros 325 usuarios de los 351 con los que entonces contaban las residencias de mayores de la localidad;y otros 50 integrantes de la plantilla del hospital Santiago Apóstol.

Para estas fechas el pasado año a algunos mirandeses ya se les había administrado la dosis y si este año aún no ha sido así es porque la Junta ha decidido aplazar la campaña siguiendo las recomendaciones técnicas y científicas, para adaptarse a las ondas epidémicas de presentación del virus gripal durante las últimas temporadas, que se han venido retrasando, y a la bonanza climatológica de lo que va de otoño, lo que no solo tiene repercusión en la circulación viral, sino que tampoco anima a los ciudadanos a acceder a la vacunación.

Además, en este sentido, desde la Consejería de Sanidad se incide en que es importante recordar que la vacuna alcanza su mayor capacidad inmunizadora a las tres semanas de su administración, por lo que la armonización entre las fechas de la campaña y las de las últimas ondas epidémicas permitiría mayores niveles de protección.

Entre los colectivos que tienen recomendada la participación en esta iniciativa preventiva están personas adultas y niños mayores de seis meses que padezcan enfermedades crónicas; gente con discapacidad; personas con obesidad mórbida o mujeres embarazadas. A estos habría que incorporar personal sanitario o a quien conviva con pacientes de riesgo. Las personas que conforman los grupos diana que tienen indicado vacunarse podrán acceder a la vacuna a través de su centro de salud a lo largo de las 7 semanas de la campaña pidiendo cita previa.

La región, a la cabeza

En esta ocasión, la Junta ha adquirido 462.000 unidades vacunales con adyuvante y otras 210.000 dosis de trivalentes inactivadas, que hacen un total de 672.000 que han sido presupuestadas en 2.820.854 euros. Las vacunaciones sistemáticas, como las de la gripe, constituyen, para los responsables sanitarios de la región «una intervención sanitaria eficiente de gran repercusión para la prevención de enfermedades infecciosas que pueden afectar los ciudadanos». Y son, por tanto, la principal medida preventiva, ya que «no solo protegen a las personas inmunizadas sino que, al limitar el contagio entre individuos, dificultan la transmisión de la enfermedad entre personas no vacunadas».

Castilla y León fue en 2015 la región con el segundo mejor ratio vacunal de entre las comunidades autónomas, solo por detrás de La Rioja. Recibieron su dosis 545.976 personas, lo que supone un 22% del total poblacional. Por edades, participaron 119.475 menores de 59 años; de entre 60 y 64 fueron 42.544; de más de 65 años, 383.700; y a partir de los 75 acudieron 248.510.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate