El Correo

Miranda activa la convocatoria de ayudas para combatir la pobreza energética

La línea de auxilio va digirida a costear gastos de electricidad y calefacción durante los meses del invierno a familias desfavorecidas.
La línea de auxilio va digirida a costear gastos de electricidad y calefacción durante los meses del invierno a familias desfavorecidas. / AVELINO GÓMEZ
  • Las solicitudes para reclamar subvenciones de hasta 300 euros por vivienda para costes de luz y gas se podrán presentar hasta mayo

Facilitar el pago de los suministros energéticos de aquellas personas o familias con especiales dificultades económicas figura entre los objetivos de legislatura del equipo de gobierno, que ayer anunció la activación de esta convocatoria, aprobada en Junta de Gobierno local, para la que se había consignado una partida de 18.000 euros en las cuentas del ejercicio en curso. Las solicitudes, tal y como señaló ayer la alcaldesa, podrán presentarse hasta el 31 de mayo del 2017 y servirán para cubrir, como ya se había dado a conocer previamente, los impagos en recibos tanto de electricidad como gas de ciudadanos con bajos ingresos que no pueden hacer frente a esos costes.

Según especificaron ayer, los demandantes podrán aportar facturas emitidas entre noviembre de 2016 y marzo del año que viene, que es el periodo en el que más de disparan los consumos de luz y calefacción. Esta línea de auxilio, dirigida a los vecinos con menos recursos y con un límite de 300 euros por vivienda, marcó uno de sus primeros pasos en el último pleno del 2015, cuando el Consistorio dio luz verde a un reglamento para la concesión de este tipo de ayudas, que quedaron aprobadas de manera definitiva tras su publicación en ese momento en el Boletín Oficial de la provincia.

Desde el Ayuntamiento apuestan por continuar manteniendo esta iniciativa en ejercicios posteriores y, si fuese necesario, incrementar la partida fijada en 2016 «dependiendo de cómo vaya evolucionando». Ya con la convocatoria en marcha, desde el Consistorio recordaron los requisitos que deben cumplir los demandantes para poder acceder a este respaldo financiero. Para empezar, los beneficiarios pueden ser bien personas físicas titulares de un contrato de suministro energético (electricidad y/o gas) vigente en la fecha de presentación de la solicitud, o bien particulares que, sin ser titulares del contrato, estén obligadas a asumir los recibos según las cláusulas del correspondiente contrato de alquiler en vigor. Pueden acceder quienes tengan cortado el suministro por impago de facturas.

A continuación, hay una serie de requisitos que asimismo se deben cumplir, como ser mayor de edad o estar empadronado en la localidad por un periodo de seis meses anterior a la solicitud. En este sentido, todas las personas que figuren inscritas en la vivienda deberán estar al corriente de los pagos de impuestos, tasas y sanciones municipales.

En el caso del nivel de ingresos de los demandantes de las ayudas, se ha establecido una tabla con los límites dependiendo del número de miembros de la unidad familiar o convivencial. Por ejemplo, para casos de una persona se fija una cuantía máxima anual de 8.946,17 euros, con un índice IPREM (Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples) ponderado de 1,2. En el otro extremo, en el caso de peticiones para 5 o más personas, el tope máximo anual es de 13.419,25 euros

Naturalmente, las normas para recibir una de estas subvenciones indican igualmente que el gasto mensual de electricidad o calefacción se debe realizar necesariamente en la casa en la que constan los empadronados, y constituya además vivienda única.

Aparte, no podrá existir relación de parentesco hasta el tercer grado inclusive de consanguinidad o afinidad entre la persona arrendadora y alguna de las que habiten en la vivienda. Del mismo modo, ninguna de las personas que figuran inscritas en el padrón en ese domicilio podrán recibir subvención ni ayuda económica de ninguna de las administraciones públicas, o por parte de entidades sin ánimo de lucro, por la misma finalidad.

Acreditación del impago

Otro de los puntos que es imprescindible cumplir para ser beneficiario de esta línea para paliar la pobreza energética es que se deberá acreditar el impago del recibo mediante el reclamo de la entidad suministradora. El gasto bimensual del suministro, de la misma forma, no podrá superar el 15% del importe total de los ingresos según el número de miembros.

Si bien se establece un máximo de 300 euros para costear el 100% de la factura impagada (sin recargos), lógicamente es posible incluir más de un recibo en la misma solicitud, y únicamente se concederá una ayuda por vivienda. En lo referente a la documentación que se debe aportar a la administración, los solicitantes deberán adjuntar volante de empadronamiento, certificado actual de ingresos (nómina, declaración de IRPF, certificado de pensión, prestación o subsidio que perciba cada uno de los componentes de la unidad familiar), así como la acreditación del alquiler o propiedad de la vivienda, entre otros datos.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate