El Correo

Unos 130 corredores piden el cierre de Garoña en la carrera zombi

Unos 130 corredores piden el cierre de Garoña en la carrera zombi
  • La cita organizada por Greenpeace se celebró por primera vez y eso se notó en la participación

La energía nuclear sigue siendo uno de los temas que salpica la actualidad mirandesa, pese a que la situación de la central de Santa María de Garoña sigue sin desbloquearse. Un debate en el que ayer tuvieron su turno los contrarios a esta fuente energética, gracias a la carrera Nuclear Running Dead, en la que se volvió a demandar el abandono de esta fuente energética. Una iniciativa desarrollada por la organización ecologista Greenpeace que planteó en la mañana de ayer cinco marchas, en otras tantas localidades que tienen en su entorno cercano una planta de este tipo. En total, en todas ellas, la cifra global superó los mil participantes, con una especial influencia de la de Valencia, con 600 corredores.

En la de Miranda hubo unos 130 dorsales repartidos en las dos distancias establecidas. Una de diez kilómetros y la otra de unos tres, que tenían un claro punto en común, como era protestar contra las plantas nucleares, demandando su cierre. Todo eso sí, con la fiesta de Hallowen en el horizonte, lo que hacía que una de las premisas fuera que los corredores participaran disfrazados de zombis. Una ambientación en la que también hay que mencionar a los más de cincuenta voluntarios que colaboraron para que la carrera se pudiera desarrollar.

Un volumen de participación con la que desde Greenpeace se mostraron «satisfechos», afirmó el responsable de campaña de cambio climático y energía de la organización, Mariano González. Un número que se quedó muy lejos de las mil inscripciones que se establecieron como tope, pero que se da por bueno, ya que «es la primera vez que se realiza», explicó González. Junto a este argumento, desde la organización ecologista también se apuntó al «peculiar contexto en el que vivimos», advirtió, lo que en su opinión ha hecho que el debate sobre la necesidad de la energía nuclear se haya quedado en un segundo plano. Unas razones por las que el portavoz de Greenpeace confesó que «no ha sido un exitazo pero tampoco un fracaso», zanjó ante la participación.

En cuanto a la actualidad de la central nuclear, con el hándicap que puede suponer el desbloqueo institucional con el nombramiento de Mariano Rajoy como presidente, González lamentó que las perspectivas no son buenas para el punto de vista que defiende. «No es lo más positivo para lo que estamos pidiendo con esta iniciativa, como es el desmantelamiento programado y justo de las centrales nucleares», expuso González, que recordó que los pasos dados por el ejecutivo «no nos dan buena vibraciones en cuanto a que vaya a cambiar», lamentó el portavoz.

Para poder desbloquear la situación también queda pendiente un informe del organismo regulador, el Consejo de Seguridad Nuclear, que «se esperaba para estas fechas», recordó González, quien opina que se retrasará por la coyuntura política, aunque sobre su contenido aseveró que «no está nada claro».

Al margen de los pasos que se están dando para la reactivación o desmantelamiento de la central, el responsable de la campaña cambio climático y energía, volvió a reiterar el mensaje dado en otras ocasiones respecto al papel que juega la planta burgalesa en el tablero energético nacional. «Las eléctricas están usando a Garoña como moneda de cambio», afirmó González, como un mecanismo destinado a conseguir un «comodín» para el sector, que permitiría al resto de instalaciones de este tipo pertenecer más tiempo abiertas, prolongando su vida útil. Además, también señaló al concepto de «lucro cesante», lo que podría derivar en una indemnización «de varios miles de millones de euros», apuntó el portavoz, en caso de que se le otorgara el permiso de explotación que se demanda por parte de la empresa y luego se revoca por parte de otro Gobierno. En definitiva, González advirtió que lo que se pone en juego con la central de Garoña es «el futuro de las nucleares».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate