El Correo

Una veintena de usuarios estrenará la próxima semana la residencia de San Agustín

El exterior de la residencia cuenta con una zona de esparcimiento con flores y plantas aromáticas.
El exterior de la residencia cuenta con una zona de esparcimiento con flores y plantas aromáticas. / AVELINO GÓMEZ
  • El Centro Residencial Vital prevé cubrir poco a poco las 40 plazas de la casa, distribuidas en 18 habitaciones dobles y 4 individuales, y las 77 del centro de día

Tras los retoques de última hora que ayer se afanaban en dar los responsables del proyecto, ya está todo listo en el Centro Residencial Vital, una instalación que la próxima semana, tras la inauguración oficial prevista par hoy, acogerá a sus primeros usuarios. Personas con las que se cubrirá algo más del 50% de sus 40 plazas, distribuidas en 22 habitaciones, 18 dobles y 4 individuales, emplazadas en el centro de la ciudad, con acceso desde la calle San Agustín.

La elección de los primeros ‘inquilinos’ se ha hecho recurriendo a la lista de hasta 140 personas que se han ido interesando por obtener un espacio en el complejo durante el proceso de gestación del mismo. De hecho, las previsiones iniciales de apertura se habían marcado para primavera, pero la propia inercia de las obras y las tramitaciones burocráticas han hecho que el estreno se retrasará casi medio año, hasta ahora. Eso sí, lo hace con las instalaciones adaptadas a las exigencias no de la norma actual, sino de la que entrará en vigor en enero del próximo año. «Eso ha conllevado otras tramitaciones que han consumido tiempo», explicó Óscar Soto, director ejecutivo del centro.

Además, los promotores del proyecto, un grupo de empresarios mirandeses, han optado por echarlo a andar paso a paso, e ir creciendo paulatinamente en ocupación según se vaya constatando la excelencia en la gestión y el servicio. Una de las principales fortalezas de la iniciativa, junto a su ubicación, en el centro de la ciudad. «El primer mes iremos haremos el rodaje y después, poco a poco, cubriremos todas las plazas disponibles. Se mezclan muchos procesos: de cocina, limpieza, enfermería, farmacia... y queremos que la coordinación sea perfecta», valoró.

Un inmueble lo conforman estancias coloridas, donde predominan verdes y naranjas, mobiliario con adaptaciones geriátricas y habitaciones sobrias, con televisión inteligente que permite el acceso a programas y aplicaciones para terapias visuales adaptadas, así como un equipo de comunicación y alerta para contactar con el personal de la residencia. El sistema, además de facilitar al residente dar un aviso también se empleará para «controlar la calidad de la prestación del servicio. Se medirán tiempos de respuesta, las tareas que se han realizado... Datos que quedarán grabados y que nos servirán para auditar toda la actividad», detalló.

De su gestión, se ocupará inicialmente, una veintena de profesionales, entre las que se incluye la directora, un médico, trabajadora social, fisioterapeuta, auxiliares... «Es una residencia pequeña y queremos que los usuarios se sientan como en casa, aunque todo el centro está pensado para acoger a personas con el máximo grado de dependencia». Si bien, en un primer momento, la mayoría de los usuarios están englobados en el nivel 1 y 2. Una valoración que, en caso de tenerla, también repercutirá en los apoyos económicos que cada residente pueda recibir para sufragar parte del coste de una estancia en una instalación de carácter privado y en la que se han establecido unos precios que en estos momentos oscilarían entre los 1.450 y 1.900 euros. «La prestación de servicio, atendiendo las exigencias de la norma, no es barata. Estamos resolviendo una asistencia sanitaria y domiciliaria todos los días del año».

El proyecto se completa con un edificio multiservicios o centro de día con capacidad para 77 plazas que se estrenará en las próximas semanas, aunque no hay una fecha cerrada, y que se comunica con el bloque de la residencia. Un inmueble de tres plantas en el que se buscará también dar una respuesta sociosanitaria a quienes acudan a diario, no solo un servicio de estancias de más o menos tiempo para «público al amparo de la Ley de Dependencia», independientemente de su edad.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate