El Correo

El Ayuntamiento cubre el 83% de los gastos con ingresos estables

La Cuenta General del ejercicio pasado, detallada por la edil de Hacienda, fue sometida ayer a votación en el pleno municipal.
La Cuenta General del ejercicio pasado, detallada por la edil de Hacienda, fue sometida ayer a votación en el pleno municipal. / AVELINO GÓMEZ
  • «Hemos mejorado en liquidez y bajado el endeudamiento», destaca Hacienda

La Cuenta General del presupuesto del Ayuntamiento correspondiente al ejercicio de 2015, que ayer superó el filtro de la Corporación con la abstención de IU, refleja que el 83% de los gastos de gestión ordinaria (cada vez que la administración sube la persiana, con todos sus servicios) son cubiertos con ingresos ordinarios o estables, los que tiene garantizados vía impuestos y tasas. Se trata de una de la cifras que arroja el balance, que avala lo indicado por la liquidación del ejercicio.

A modo de síntesis, «hemos mejorado en liquidezy hemos rebajado el endedudamiento. Con 5 millones menos, hemos conseguido tener los mismos servicios», resaltó la responsable de Hacienda, Laura Torres. Con esos «buenos resultados» en la liquidación, el Consistorio «emana una confianza no solo ante el Ministerio de Hacienda, sino con proveedores, instituciones bancarias y ciudadanos». Esta vez «nos hemos tenido que adaptar a una nueva orden contable, con lo cual la configuración de la Cuenta cambia y aporta más datos»; eso sí, «los ratios no son comparables con los de años anteriores.

La institución local partía de una buena base en 2014 y en 2015 «no solo la hemos mantenido sino que se amplía». Lo muestra el balance de situación, que «mejora en sus dos vertientes; tanto en el activo, que hace estudiar el empleo de los recursos y las inversiones, como en el pasivo, que da orientación sobre los fondos, los recursos y la tesorería». En el 20 14 «cerramos con algo más de 145 millones de euros y hemos pasado a 149 millones». Ya en cuanto al resultado patrimonial «pasa de 5,6 millones en 2014 a 5,9 en el 2015». En el acta de arqueo, es decir, dos fotos fijas de la tesorería en la apertura y cierre del último ejercicio, «el 1 de enero había 6,9 millones y cuando cerramos eran 6,3 millones, lo que significa que se mantiene estable la liquidez a lo largo de todo el curso», precisó la edil socialista.

En la relación general de acreedores y deudores, «al Ayuntamiento se le deben a 31 de diciembre 14 millones de euros frente a 7 millones de euros de los cuales es acreedor». Dentro de ingresos y gastos, el ingreso corriente supone el 93,80% del ingreso total. Y en el marco del ingreso corriente, el capítulo que incluye el IBI, el IAE, Vehículos y Plusvalía representa el 42,65%. Mientras que en el apartado donde se presupuestan todas las transferencias corrientes, con la participación en los tributos del Estado y el acuerdo marco, es un 30,56% del ingreso corriente.

Al inicio del ejercicio, el Consistorio poseía unos pasivos financieros (la deuda más parte que hay que devolver en la participación en tributos del Estado) de 21 millones. A 31 de diciembre, en esta misma magnitud tenía 17 millones. Eso quiere decir que «se ha disminuido esta variable, los pasivos financieros, en 4 millones» a consecuencia de «la política de amortización de los últimos años», en la que «pedimos menos de lo que amortizamos y hacemos amortizaciones anticipadas». Así se mantiene «más que a raya» el endeudamiento. En este último año, por ejemplo, «hemos amortizado 4 millones de euros y hemos pedido 2», reflejo de «un gran esfuerzo» inversor y de amortización de deuda.

Los indicadores de la Cuenta General muestran la capacidad del Consistorio mirandés para hacer frente de forma inmediata a sus pagos. En este caso la liquidez inmediata se sitúa en el 0,62 (lo óptimo está entre el 0,1 y el 0,4), de forma que «estamos muy por encima de lo que marca la doctrina». Ya la liquidez a corto plazo es del 1,99 (lo idóneo es el 1); de nuevo por encima. Respecto al fondo de maniobra o índice de solvencia «estamos en el 1,48», siendo lo aconsejable la unidad. Otra vez, muy por encima. Ya el ‘cash flow’ del Ayuntamiento (el excedente de tesorería una vez cubiertas las necesidades de la administración) es positivo.

«Otro indicador –apostilló Torres– apunta que el endeudamiento, sobre todo el pasivo, es de un 0,18 –lo adecuado está entre el 0,4 y el 0,6– con lo que Miranda se sitúa muy por debajo de lo marcado como razonable. «Todos los indicadores plasman que estamos en parámetros mejores». Por su parte, el periodo medio de pago a proveedores fue de 27,68 días, frente al periodo medio de cobro, de 39,02. Otro de los ratios de resultados económicos, también novedoso, señala que «los ingresos tributarios del Ayuntamiento, aquellos que vienen de los padrones, «suponen el 64% del ingreso, frente al 31% que se supone que provienen de transferencias». De modo que las arcas de Miranda, al igual que el resto de localidades, se nutren mayoritariamente de los ingresos de los vecinos. En cuanto al gasto de personal, «representa el 53% del gasto total del Ayuntamiento, mientras que el resto (gastos ordinarios) es del 42%». Y sobre el presupuesto de gastos, «ha estado ejecutado en un 92% y se han realizado pagos también por un 92%».

Otro índice también nuevo, el de autonomía –se calcula sacando de los ingresos las posibles subvenciones y los préstamos–, refleja que en el municipio es del 91%. Por último, otro de los porcentajes a tener en cuenta marca que «el 97% de lo que se debe de ejercicios cerrados está pagado, y sin embargo el 25% de lo que se nos debe de ejercicios cerrados se cobra». Esto es, «nosotros pagamos siempre y nos cuesta mas cobrar lo que se nos adeuda».

Presión fiscal

En general, esta Cuenta arroja «buenas cifras que vamos a enviar al Ministerio y que nos permiten cumplir con otras cuestiones como la oferta de empleo pública o poder pedir préstamos. Cifras que nos sirven para dar confianza y garantía a instituciones y vecinos». Pese a este favorable balance, «desde luego tenemos el compromiso de que se siga manteniendo», remarcó Torres. Desde la oposición, el portavoz del PP Borja Suárez matizó que si se comparasen esos datos con los de antes de la crisis, entonces «no son tan buenos». «El Ayuntamiento se financia con lo que pone la ciudad. Nos estamos financiando de la presión fiscal que soportan los mirandeses». Pero «a donde hay que entrar es a la gestión, hace falta un debate sobre el estado de la ciudad. Desde el punto de vista económico celebramos los datos, pero tenemos que entrar en ese debate. En la Cuenta General estamos en un buen punto de salida pero hay mucho por corregir».

Por parte de IU, Guillermo Ubieto reclamó «un verdadero debate sobre ordenanzas para que los ciudadanos paguen lo justo» al hilo de ese 42% que representan el IBI y otros impuestos, si bien admitió que «son buenos parámetros». También demandó datos sobre la sociedad municipal Viranda y censuró que «estamos cargando a los vecinos con una imposición fiscal. Se imponen impuestos y tasas desproporcionadas e injustas», denunció.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate