El Correo

Miranda se tiñe de rosa esperanza

Caminando o en bicicleta, la multitud se solidarizó con motivo del Día Mundial contra el cáncer de mama.
Caminando o en bicicleta, la multitud se solidarizó con motivo del Día Mundial contra el cáncer de mama. / AVELINO GÓMEZ
  • Casi 1.500 personas llenaron las calles en el V paseo organizado por la fundación Giafys

El color rosa volvió a inundar las calles de la ciudad con ocasión de la V entrega del paseo impulsado por la fundación Giafys (Grupo de Investigación en Actividad Física y Salud) por el Día Mundial del Cáncer de Mama. Caminando o en bicicleta, los mirandeses no fallaron a la marcha y salieron nuevamente en masa, con un total de 1.498 asistentes, a solidarizarse con todas aquellas personas que sufren la enfermedad.

Tras partir desde el parque Antonio Machado, abarrotado de gente a las once de la mañana, el pelotón se dirigió hacia el Casco Viejo. En la la plaza de España tuvo lugar la lectura de un emotivo manifiesto por parte de once mujeres y hombres que han superado un cáncer. "Hoy nos unimos aquí porque queremos construir un futuro de esperanza juntos", compartieron. "¡Tened una actitud positiva ante la vida! Disfrutad de lo positivo que puede haber en cada momento, en cada pequeña cosa. Toma mi mano y ayúdame a vivir cada instante con la mayor intensidad", transmitieron.

Precisamente, los supervivientes de cáncer de mama son mayoría entre los más de 160 enfermos vinculados de una u otra manera a Giafys, pero no los únicos. Y es que afectados con otros diagnósticos también se sumaron ayer a los mensajes de ánimo y fortaleza que se leyeron durante la parada realizada en el recorrido del paseo. De hecho, cada vez son más. "En las últimas semanas se nos ha acercado bastante gente", aseguro Koro Quevedo, psicooncóloga del colectivo.

Lo que sí han constatado en el último año es que "cada vez son más jóvenes" quienes llegan con el diagnóstico. Estarían entre los 30 y los 40 años. "La franja de edad ha disminuido. También por la detección precoz. La gente se mira y se cuida más que antes. Eso también influye en que haya más supervivientes". En estos momentos, la tasa ronda "entre el 83% y el 85%", especifícó.

A Giafys, la mayoría llega "derivada por enfermos nuestros", por el boca a boca, y lo hacen buscando una ayuda o apoyo a la que poder agarrarse porque "vienen asustados, por lo que cualquier tipo de respaldo les supone sentirse mejor". Aunque igual al principio se decantan por aquellas opciones que les pueden ayudar psicológicamente, como los talleres de relajación o de risoterapia, después todos acaban demandando la actividad física, ya sea en la piscina o en el gimnasio. "Unas a otras se cuentan que se sienten mejor y se van animando a hacer ejercicio".

Pero hay que tener en cuenta que "cada mujer es un mundo" por lo que no hay un receta común que sirva para todas porque "el impacto psicológico es tremendo. Mientras las hay que consiguen centrarse solo en la curación, para otras el peso de la mutilación, de perder el pelo o las cejas es tremendo". Algo como el trauma que puede suponer perder una mama o las pestañas, por alguien que no ha pasado la enfermedad puede ser visto como una frivolidad cuando se ha salvado la vida. "Pero somos un conjunto de muchas cosas y si una faceta de nuestra vida no está bien, no estamos sanos. Si algo me afecta también lo hace a mi salud".

"El grupo ayuda"

Quevedo cree que se debe tener en cuenta que hay muchas cosas que día a día recuerdan a esas mujeres que en un momento dado les dijeron que tenían un cáncer. Para hacer frente a todas esas situaciones tiene claro que "el grupo ayuda. Que te hablen o escuchen personas que saben por lo que estás pasando y lo entienden, aunque no lo digas, es un gran apoyo. De eso se tendrían que convencer todos los enfermos". Aunque al final, es el tiempo el que ayuda a asumir el diagnóstico y a tomar perspectiva de la situación.

Desde luego, todo aquel que padezca esta enfermedad debe saber que en Miranda tiene un gran apoyo. Respaldo que ayer volvieron a demostrar tiñendo la ciudad de color rosa esperanza.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate