El Correo
Hasta 228 pacientes están a la espera de una intervención quirúrgica relacionada con Traumatología.
Hasta 228 pacientes están a la espera de una intervención quirúrgica relacionada con Traumatología. / AVELINO GÓMEZ

La espera para entrar en quirófano en el Santiago Apóstol sube y alcanza los 77 días

  • El tiempo medio de demora ha crecido en verano en 14 jornadas, sumadas a las 63 con las que se cerró el segundo trimestre del año

La lista de espera quirúrgica ha aumentado durante la época estival en el hospital Santiago Apóstol. El periodo de demora media ha alcanzado los 77 días al acabar el tercer trimestre del año, son 14 más que en junio, cuando la tardanza se situó en 63 jornadas, y 9 más que en marzo, fecha en la que la estadística se cerró con 68. Un aumento del plazo que la Consejería de Sanidad vincula, fundamentalmente, a la reducción de la actividad de los centros sanitarios durante el verano.

Los que más tardan en pasar por la sala de operaciones son los pacientes de Traumatología, donde la demora media es de 92 días. Hay que tener en cuenta que ésa es también la especialidad con mayor número de pacientes pendientes de una cirugía. Al acabar septiembre eran 225. De ellos, 106 llevaban menos de 90 días esperando a ser llamados, otros 111 estaban entre los que se encontraban en la lista de 90 y 180 días y otros 8 habían superado ya el medio año. Además, se da la situación de que son, junto a otros 3 de Urología, los únicos de todas las especialidades que habían superado los 6 meses de espera.

Le sigue Oftalmología en lo que a tiempo de demora y a número de pacientes se refiere, que alcanza las 77 jornadas y 167 personas a la espera de una intervención. De ellas, 95 se mantenían en la lista desde hacía menos de 3 meses y 72 estaban en la franja de entre 80 y 180 días. Igualados en tiempos figuraban Cirugía General, Otorrinolaringología y Urología. En los tres casos la espera media es de 63 días. Si bien, en la primera de las especialidades el volumen de pacientes era notablemente mayor. Concretamente, el total ascendía a 108, de los que 73 habían entrado en la programación hacía menos de 3 meses y otros 35 habían superado ese tiempo aunque sin llegar a los seis.

En la segunda de las especialidades figuraban a 53, de los que 40 llevaban esperando menos de tres meses y los 13 restantes entre tres y seis; y en el tercero de los ámbitos de intervención con la misma demora, el relacionado con el aparato urinario, la lista de espera acabó septiembre con 43 personas inscritas, de las que 31 llevaban menos de 3 meses registradas y las otras 9 restantes entre 91 y 180 días.

Las áreas con pacientes a la espera de una intervención quirúrgica se completan con Ginecología, en la que la demora media para pasar por quirófano es de 37 días. Al acabar el tercer trimestre 12 mujeres esperaban fecha para acudir al quirófano. En ese caso, todas menos una llevaban menos de 90 días pendientes de esa citación.

En total, entre las siete especialidades en las que se realizan intervenciones en Miranda, al finalizar septiembre sumaban 608 pacientes, de los que 356 estaban en la lista de los que no habían superado los tres meses de espera; mientras que otros 241 habían pasado ese tiempo aunque todavía no habían alcanzado los 6 meses y 11 sí estaban pendientes de fecha para quirófano desde hacía más de medio año. El tiempo de espera ha crecido en todas las especialidades en ese periodo, pero donde más se nota es en Cirugía General, al pasar de 43 días a 63 (20 más) y en Traumatología, que partía de 76 jornadas y ha llegado a 92 (otras 16).

Aunque durante el periodo estival ha aumentado en 14 jornadas la demora media para una intervención quirúrgica, en este mismo periodo también ha disminuido el número global de pacientes pendientes de pasar por quirófano. Si a finales de junio eran 649, tres meses después eran 608, hasta 39 menos.

9 días en prioridad alta

Pero no todos los pacientes se incluyen en el mismo listado. Los facultativos, en función de la dolencia o de la situación de cada personas les inscriben en una programación que planifica el trabajo en función de la urgencia. De este modo, al acabar septiembre en el grupo de Prioridad 1 había 14 usuarios, con una demora media de 9 días, bastante menos de los hasta 30 que marcan el límite de este segmento.

En el caso de los de Prioridad 2, a los que se busca intervenir en menos de 90 jornadas, había en el Santiago Apóstol 51 pacientes, que llevaban esperando 27 jornadas. Mucho más abultada era la lista de enfermos en Prioridad 3 en el centro sanitario mirandés. Integraban este grupo 543 usuarios, con una espera media de 84 días; muy por debajo de los 180 de tope que el sistema ha fijado para este grupo. Si bien, en éste casi había 11 a los que aún no se había intervenido pese a haber superado el medio año de espera.

En el conjunto de Castilla y León, a 30 de septiembre, se encontraban esperando una intervención quirúrgica un total de 32.041 personas, 426 menos que al acabar el trimestre anterior, y la demora media ascendía a 104 días. El 99,6 % de los casos establecidos como prioridad 1 fueron intervenidos en menos de 30 días. Desde la Consejería de Sanidad se sigue desarrollando el plan Perycles, con el objetivo de haber reducido en 2019 las listas en un 32 % –desde la puesta en marcha del programa ha bajado en 1.171 pacientes–.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate