El Correo

Destinan 180.000 euros a equipar los nuevos dormitorios de la Residencia Mixta

Las unidades se han habilitado en una de las alas del edificio de la Residencia Mixta. AVELINO GÓMEZ
Las unidades se han habilitado en una de las alas del edificio de la Residencia Mixta. AVELINO GÓMEZ
  • El centro va a invertir otros 60.687 euros en amueblar baños, cocinas y espacios comunes de las dos unidades de convivencia

Con la compra de camas, mesillas y el material de apoyo geriátrico, que acaba de salir a licitación, la Residencia Mixta completará el equipamiento de las dos unidades de convivencia que se han diseñado en el centro para acoger a un grupo de 32 personas, todas dependientes que, a razón de 16 en cada una, vivirán como si estuvieran en su casa, aunque con apoyo especializado. El equipamiento de esas habitaciones va a contar con un presupuesto de 180.680 euros, aunque aún tardará al menos un par de meses en estar disponible.

De momento, las empresas interesadas en hacerse con el contrato tienen hasta el próximo día 20 de octubre para presentar sus ofertas a un pliego único para dos residencias de titularidad regional. Una es la de Miranda y la otra la de Ponferrada. Para ambas, la Gerencia de Servicios Sociales ha habilitado una partida de 258.195 euros, de la que 77.500 están previstos para el centro leonés y el resto, más del doble, para el de la ciudad.

Un dinero al que además hay que sumar los 60.687 euros de fondos propios que la Residencia Mixta ya ha invertido en adquirir el resto del mobiliario necesario, junto al menaje de hogar y los electrodomésticos. El equipamiento de las cocinas se ha adjudicado por un importe de 8.880 euros, mientras que el de los baños por otros 7.888. Cuantías a las que hay que añadir los 12.175 euros en que se han valorado los climatizadores para las salas y los 7.580 de los monitores de televisión en estancias comunes y habitaciones para garantizar la seguridad y el bienestar de los usuarios.

Si bien, la partida más elevada es la que se ha fijado para equipamiento textil, que asciende a 13.750 euros y que se completa con otros 8.855 de lencería y material sanitario. La partida global se completa con los otros 1.558 que va a costar el mobiliario de oficina para la sala de personal.

Se trata de gastos que, como apuntaron desde la Gerencia de Servicios Sociales en Burgos, se encuentran autorizados o comprometidos con un tercero después de haber elegido una de las tras ofertas solicitadas para cada uno de los suministros. Por tanto, solo quedaría pendiente la recepción o la instalación por parte de la empresa adjudicataria.

Pero la apertura o la llegada de los primeros residentes a ambas ‘viviendas’ no va a depender solo de lo que se tarde en amueblarlas y dotarlas de todo el menaje que puede necesitarse a diario en cualquier domicilio. Antes de que se puedan estrenar se tiene que resolver la contratación del personal que apoyará a los residentes en su vida cotidiana. En principio, está previsto incorporar 15 Auxiliares de Enfermería; aunque no hay fecha para hacerlo.

Los plazos dependerán de cuánto se tarde en aprobar la Relación de Puestos de Trabajo (RPT)que se va a modificar a nivel regional, al igual que las estructuras orgánicas. Un decreto de la Junta publicado la pasada semana daba un plazo de dos meses para realizar esa modificación del organigrama de la Consejería de Familia, necesario para después fijar el listado de empleos y categorías. En el momento que se completen esos trámites administrativos será el momento para «contratar personal interino», tal y como explicó el delegado territorial de la Junta en Burgos, Baudilio Fernández-Mardomingo, que confían en que todo esté resuelto a final de año.

A partir de ahí, quedaría por definir quiénes van a ser los inquilinos de ambas unidades de convivencia. La fórmula concreta que se empleará en Miranda para ocupar esas 32 plazas aún no está cerrada, pero la responsable provincial de la Gerencia de Servicios Sociales, María Antonia Paniego, cree que podría seguirse la misma dinámica de otros centros de titularidad regional en los que se ha optado por destinar a esas viviendas a personas que residen ya en el centro y a otras que figuran en las listas de espera. «Seguramente se intentará contemporizar las demandas de ambos sectores», concluyó.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate