El Correo

La Regadera se acuerda de su gente

La Regadera se acuerda de su gente
  • La banda local ya prepara su segundo disco que esperan que esté listo para primavera tras un verano de muchos kilómetros en carretera

No hace tanto tiempo que los chicos de La Regadera empezaron a subirse a los escenarios. Ahora tras un verano de muchos conciertos en el que han florecido, las etapas siguen quemándose y ya trabajan en el que será su segundo disco. Pero antes el grupo se ha querido acordar de la gente que les ayudó a dar el impulso que les ha permitido despegar. Y es que fue este enero cuando La Regadera sacó su primer disco que se financió, entre otros mecanismos, gracias al crowfunding.

Algunos de los que participaron en el micromecenazgo han tenido la oportunidad de participar en el que será el cuarto videoclip del grupo. En total «ochenta personas», confesó Gonzalo Madrid, guitarrista y voz, que explica que para ellos era «una forma de devolver» el apoyo recibido en un primer momento. Ahora, el trabajo esperan que pueda ver la luz «en un mes», adelanta Madrid, aunque ni mucho menos supondrá un parón en su actividad.

De momento, desde La Regadera ya han vendido más de mil copias de su primer trabajo, pero el segundo ya se está preparando. «Ya estamos trabajando en el nuevo disco», advierte Madrid, que espera que las nuevas canciones se puedan ver en forma de disco en la primavera del año que viene. «En el mes de abril o mayo», desean desde el grupo, que tienen claro que «hay que seguir en la rueda», en la que se ya se han montado.

Todo esto después de un verano del que están «muy contentos». Una sorpresa puesto que «no esperábamos movernos tanto», afirma el cantante de La Regadera. Tanto y tan bien, puesto que han tenido la oportunidad de tocar delante de mucha gente, motor fundamental para el boca a boca en la era de las redes sociales. Unas actuaciones entre las que destacan las que hicieron como teloneros de Manu Chao en Santo Domingo, o la que hicieron dentro del cartel del Sonorama, en Aranda de Duero. Pero también han tenido tiempo para tocar en casa, en Miranda, donde se sienten muy arropados por el público. Ahora ultiman los conciertos con fechas como la del 14 de octubre en la sala Jimmy Jazz de Vitoria.