El Correo

Músicos profesionales se agrupan en la Orquesta de Cámara Gregorio Solabarrieta

Un momento de los ensayos en los que el grupo está inmerso el grupo.
Un momento de los ensayos en los que el grupo está inmerso el grupo. / Avelino Gómez
  • La nueva formación, dirigida por Asier Puga, se presenta al público mirandés mañana en la Casa de Cultura

Las agrupaciones profesionales no pueden ser exclusivas de las grandes ciudades, en las que tienen su sede sinfónicas sostenidas con fondos públicos, porque eso supondría ir «en contra de la cultura»; además de dejar sin espacio para tocar a músicos de calidad que buscan una oportunidad en su entorno. Con esa objetivo nace la Orquesta de Cámara Gregorio Solabarrieta, con 30 componentes que estarán bajo la batuta del director mirandés Asier Puga en el que va a ser su primer concierto, mañana a las 20.00 horas en la Casa de Cultura.

Una actuación «especial» en la que se podrán escuchar obras poco habituales en un repertorio clásico, como una pieza escrita por Mozart con 9 años, otra creada por Wagner para su mujer y una partitura de Haydn. «Va a ser un repertorio bueno para conocernos. El mejor para una orquesta pequeña, aunque no sea fácil», explicó Igor Urruchi, presidente de la asociación Scherzi Musicali, en la que se engloban éste y otros proyectos.

De hecho, la agrupación de cámara vendría a ser una evolución casi obligada de la joven orquesta con la que empezaron a dar sus primeros pasos hace ya seis años y que en 2013 llegó a alcanzar el medio centenar de integrantes. Pero el hecho de que muchos de los que se integran en ella sean estudiantes conlleva una elevada movilidad, haciendo difícil la conformación de grupo estable y con continuidad para poder trabajar. De ahí la apuesta por crear otro grupo con un corte más profesional, con profesores de Miranda y el País Vasco, pero que también estará abierta a la participación de estudiantes que pueden encontrar ahí una motivación para seguir mejorando musicalmente, mientras se forman en distintos conservatorios de España o el extranjero. No obstante, el proyecto nace con el objetivo de poder sacar adelante 3 ó 4 proyectos al año, con los que ir ganando una presencia en el panorama musical de la ciudad.

Pero sin olvidar por ello a su hermana pequeña, la Joven Orquesta Gregorio Solabarrieta, con la que compartirán mañana escenario y que se encargará de interpretar obras de Mendelssohn, Hindemith y Debussy. Además, hoy a las 20.15 horas en la Fábrica de Tornillos, actuará el ensemble vitoriano Sinkro, que presentará un espectáculo de música, danza y pintura. Se trata de una formación especializada en el ámbito de las nuevas tecnologías aplicadas a la creación musical actual, integrando sonido e imagen en el espacio acústico y escénico.

Esta propuesta, de carácter gratuito, se incluye dentro de su proyecto pedagógico La Barraca, centrado en abrir la puerta también a la participación de grupos llegados de otras ciudades y, sobre todo, en difundir y explicar la música. «Es una actividad paralela con la que buscamos involucrar más a la gente en el mundo de la clásica», concluyeron.