El Correo

Comienza la desratización en República Argentina 66

Los operarios iniciaron ayer las labores de limpieza del inmueble.
Los operarios iniciaron ayer las labores de limpieza del inmueble. / Avelino Gómez

La anunciada visita de un técnico de la Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb) al edificio ubicado en el número 66 de República Argentina, en la esquina con Vicente Aleixandre, aún no se ha producido. A cambio, desde ayer mismo, empleados de una empresa contratada por el también conocido como ‘banco malo’ han abierto las puertas del edificio, han accedido a su interior y han comenzado con los trabajos de desratización y limpieza que el Ayuntamiento consideraba como de urgente ejecución por entender que la presencia de una plaga de estos roedores y otro tipo de factores, consecuencia de un abandono de años, situaban a este edificio en estado de «insalubridad extrema».

Noelia Manrique confirmó que esas labores han comenzado y continuarán a lo largo de toda la semana. «A posteriori nos harán llegar una especie de memoria valorada con todo lo que se refiere al tema de reparación de fachada». Se trataría, en definitiva, de un pequeño proyecto en el que se debería contemplar las actuaciones a realizar en las aceras y calzadas (colocación de vallas, andamios, señalizaciones y cortes de calle) para facilitar el tránsito de personas por el entorno «ante la posibilidad real de desprendimientos, de revocos de mortero de cemento, revestimientos, vierteaguas, cristales, persianas, cerramientos de balcones, aleros, tejas, chimeneas, antenas de televisión, etcétera».

Esquema de futuro

Se daría cumplimiento así a la segunda parte del aviso del Ayuntamiento, que hizo público este periódico la pasada semana. «Pese a que se está ya trabajando nos vamos a poner en contacto con la Sareb para requerirles la presencia de un técnico propio, que es lo que nos plantearon que iban a hacer, porque se tiene que determinar el estado del inmueble».

Y dejarlo plasmado en un Informe de Inspección Técnica para evaluar todas las actuaciones que sean necesarias –no se descarta que sean más que las que, con carácter de urgencia, se trasladaron desde el departamento de Urbanismo–.  Conclusión:el edificio tendrá que pasar el examen de la ITE.