El Correo

Los coches clásicos lucieron y asombraron en el Casco Viejo

Los coches clásicos lucieron y asombraron en el Casco Viejo
  • En esta oportunidad destacó la variedad de marcas y modelos pues «no ha habido muchos iguales»

En el mundo del motor siempre surge la fascinación por algunos modelos emblemáticos, y todas las épocas tienen algunos referentes. Y ayer fueron muchas las que se entremezclaron en la décima concentración de vehículos clásicos organizada , un año más por la Asociación Mirandesa de Vehículos de Época.

Consiguieron reunir los promotores de la idea más de setenta coches que se concentraron en su mayoría en la Plaza del Ayuntamiento (algunos permanecieron expuestos en la Plaza de Santamaría y la zona de la Travesía de la Fuente) y, gracias a su peculiar estética y, por qué no decirlo, al esmero con el que los cuidan sus propietarios, lucieron y consiguieron deslumbrar a los muchos mirandeses que decidieron acercarse durante la mañana al Casco Viejo.

El número de participantes ha sido muy similar al de citas anteriores pero en esta ocasión el presidente de la asociación mirandesa, José Rodríguez, tenía claro que lo más positivo de todo fue «la gran variedad de modelos que se han reunido. Hay ocasiones en las que ha habido, por ejemplo, muchísimos seiscientos o Dos Caballos, y en esta ocasión lo que ha habido es modelos muy conocidos por todos, pero muy diferentes. Ninguno ha sido el acaparador».

Cierto es que algunos coches sí llamaban especialmente la atención de los visitantes, pero Rodríguez no quiso destacar ninguno. «Los hay maravillosos, pero todos tienen un gran valor. Algunos son particulares por sus características o por la antigüedad que tienen, pero todos, absolutamente todos son especiales. Los hay para todos los gustos».

Cabe recordar que esta concentración es de coches clásico, no antiguos o históricos por el año en que se fabricaron, así que no se vieron demasiados vehículos de principio de siglo. La mayoría eran modelos de los años 70, «coches que mucha gente ha tenido», así que, como era de esperar no era difícil escuchar entre el público conversaciones en las que de un modo u otro evocaban algunos viajes realizados antaño en coches del mismo modelo de los que estaban expuestos en la plaza.

Castillo y Jardín Botánico

Los propietario de los vehículos trajeron ‘historia’ a la ciudad y ayer también se llevaron algo. La asociación programó visitas guiadas al castillo y el jardín botánico. «Hemos pensado en que también nosotros tenemos que ofrecerles algo, lo hablamos con el Ayuntamiento y nos propusieron estas visitas. Creemos que es un modo de dar a conocer esta parte de la ciudad. Los que han ido han quedado encantados».