El Correo

La Sareb girará inspección al edificio de República Argentina para su desratización

La intervención en el bloque de viviendas abandonado se plantea ya como inminente .
La intervención en el bloque de viviendas abandonado se plantea ya como inminente . / Avelino Gómez
  • Urbanismo emite un primer plan de medidas cautelares en el que habla de una casa en situación de «insalubridad extrema»

Un técnico vinculado a la Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb) girará esta semana visita de inspección al edificio de República Argentina 66 para concretar las medidas cautelares que deberán ponerse en marcha para mejorar su estado. ¿La fundamental? Una campaña de desratización que acabe con el foco de un problema que viene siendo denunciado de forma reiterada por los vecinos del entorno y al que elAyuntamiento solo ha puesto ‘parches’ con una serie de intervenciones en el exterior.

Urbanismo recibió ayer la confirmación de la entidad privada. Tal y como reflejó este periódico el sábado, tras semanas de desencuentros con la institución local, el llamado ‘banco malo’ expresaba su «buena voluntad» y su disposición a cargar con los costes de limpieza y demás trabajos de conservación en el citado inmueble. Requería, en cualquier caso, un requerimiento formal del Consistorio para actuar puesto que aún no ha asumido formalmente la propiedad de una casa con la que se quedó en el proceso concursal al que se vio abocado el propietario originario, la sociedad Vasco Construcciones.

Sin perjuicio de que las medidas a adoptar sean finalmente ampliadas, el departamento que dirige Noelia Manrique, ha emitido ya un informe de medidas cautelares de las que se ha dado traslado también a los propietarios de los locales.

Riesgo de desprendimientos

De entrada, exige la realización ‘in situ’ de un Informe de Inspección Técnica del edificio a fin de evaluar «pormenorizadamente» las actuaciones que se deberán realizar en las aceras y calzadas (se alude a vallas, andamios, señalizaciones y cortes de calle) para facilitar el tránsito de personas por el entorno «ante la posibilidad real de desprendimientos, de revocos de mortero de cemento, revestimientos, vierteaguas, cristales, persianas, cerramientos de balcones, aleros, tejas, chimeneas, antenas de televisión, etcétera». Ese mismo informe tendrá que concretar también el estado estructural y el de fachadas, cubiertas e instalaciones.

La limpieza, retirada de escombros, desratización y desinfectación son exigencias fundamentales que, en el requerimiento municipal, se justifican en el estado de «insalubridad extrema» que presenta el bloque. Al tiempo, se emplaza también a los propietarios a retirar los cristales rotos de puertas y ventanas «cerrándolas posteriormente a fin de evitar el acceso de palomas».

A los dueños de los locales comerciales se les da 48 horas para retirar «todos los enseres que estimen convenientes». La totalidad de las medidas reflejadas y aquellas que se añadan a posteriori –el ITE marcará, en este sentido, la referencia más fidedigna– deben adoptarse «con carácter de urgencia». A todos los propietarios (la Sareb incluida) se les otorga un trámite de audiencia de diez días para que procedan «a la rehabilitación o demolición del inmueble y ejecuten con urgencia las medidas correctoras y actuaciones señaladas».