El Correo

Las fiestas patronales contarán con un despliegue de seguridad de 272 efectivos

Un momento de la Junta de Seguridad de las fiestas patronales, celebrada ayer en el Salón de Plenos.
Un momento de la Junta de Seguridad de las fiestas patronales, celebrada ayer en el Salón de Plenos. / Avelino Gómez
  • 125 agentes locales y nacionales y 37 bomberos tendrán el respaldo de 120 voluntarios de Cruz Roja y Protección Civil

Las concentraciones de público son menos multitudinarias y se corresponden con actos muy concretos del programa; la presencia de mirandeses en la calle no es un continuo –responde a la oferta–, y los despliegues policiales se ciñen exclusivamente al casco urbano; no hay propuestas en el exterior. Son algunas de las variables que diferencian, desde la óptica de la vigilancia y la seguridad, las fiestas de la Virgen de Altamira que arrancan este jueves y la celebración por excelencia en esta ciudad, San Juan del Monte.

La Junta de Seguridad de la inminente cita en honor a la Patrona, celebrada ayer, fijo tanto el número de efectivos como los protocolos de intervención. 272 profesionales estarán en la calle. El responsable municipal de Seguridad Ciudadana, Joaquín Muñoz, acompañado de Ricardo Elena, secretario general de la Delegación Territorial del Gobierno en Burgos –en ausencia del subdelegado en la provincia, José María Arribas–, fue el encargado de desglosar ese despliegue.

Así, la Policía Nacional aportará entre 55 y 60 agentes; 70 serán de la Policía Local. Habrá, además, 60 voluntarios de Cruz Roja y medio centenar más vinculado al cuerpo de respaldo de Protección Civil. Hasta ahí, 235 personas en los diferentes actos que se celebrarán en cinco días.

Un despliegue que se verá reforzado con 37 efectivos del Servicio Contraincendios Municipal, que tendrán un papel determinante durante las sesiones de fuegos artificiales y el espectáculo pirotécnico. «Habrá un equipo de intervención en cada zona del río para que en caso de necesidad el tiempo de respuesta sea mínimo», precisó Muñoz.

Se concretaría en dos bombas urbanas, con tres bomberos en cada una de ellas y una persona encargada de la coordinación, que se ubicarían a ambos lados del puente de Hierro, desde el que se realizan los lanzamientos.

Desfile de carrozas

Las dos exhibiciones previstas –a cargo de la pirotecnia Ricardo Caballer el domingo y de Xaraiva el lunes– ya han sido autorizadas en base a los planes de seguridad y emergencia presentados en su día por el Ayuntamiento, que incluían esta fórmula de acción sustentada en dos equipos de primera intervención. Como en años anteriores, personal de Intervención de Armas de la Guardia Civil realizarán inspecciones con previas del material que se va a utilizar en las sesiones de fuegos, pero también en el espectáculo pirotécnico del fin de semana.

Los bomberos estarán también presentes en el desfile de carrozas «por si hubiese algún contratiempo y en el espectáculo pirotécnico que se realizará en el parque cuando el desfile termine». Desde Seguridad Ciudadana se planteó que la presencia de un importante número de espectadores también hará necesario el despliegue de unidades de vigilancia de este cuerpo profesional durante los conciertos que se han programado en el calle Cantabria.

El representante del Gobierno central puntualizó que la Comisaría de la Policía Nacional de Miranda mantendrá respaldo exterior, como ha venido sucediendo durante la celebración del festival Ebrovisión. Agentes pertenecientes a pertenecientes a la Unidad de Prevención y Reacción (UPR) que se desplaza donde existen actos relevantes dentro de su demarcación seguirán en la ciudad y se harán notar ya hoy ante la disputa del encuentro de Copa del Rey previsto para las 19.00 horas en Anduva entre el Mirandés y el Elche.

Se trata de un refuerzo extraordinario, que se prolongará durante las fiestas, que «en ningún caso» respondería a necesidades de personal en la plantilla enraizada en la ciudad. El catálogo de puestos de la Comisaría de Miranda apenas ha superado en los últimos años un nivel de cobertura del 90%; dato que en varias ocasiones ha sido considerado como razonable por la propia Subdelegación del Gobierno en Burgos.

La fluctuación ha sido (y sigue siendo) continua, aunque no se han aportado números concretos de efectivos desde 2012. En junio de aquel año había 77 funcionarios. Apenas un mes antes, coincidiendo con la inauguración de las nuevas instalaciones, presidida por el ministro del Interior en funciones Jorge Fernández Díaz, la plantilla la integraban 57 profesionales.

Por parte de la Guardia Civil durante los días de fiestas se realizarán también una serie de controles preventivos de sustancias estupefacientes, consumo de alcohol y armas en los accesos a la ciudad.