El Correo

Acecaa reconoce una menor afluencia a la feria del descuento que tendrá cambios

Acecaa reconoce una menor afluencia a la feria del descuento que tendrá cambios
  • La asociación afirma que «el balance siempre es positivo» aunque modificará la ubicación o las fechas

Un fin de semana de mucho calor y una gran oferta de ocio, han sido dos de los motivos principales para justificar una menor presencia en la XXIV Feria del Descuento en su cita de verano. Esto es lo que se defiende por parte de Acecaa en palabras de su presidente, Fernando Zatón quien ha visto en los tres días que ha durado la iniciativa como se ha tenido que competir con la piscina o el Ebrovisión. Unos factores que han dado como resultado final un descenso en la afluencia en una propuesta en la que es importante que se acerque el mayor número de personas.

Los trece participantes se tuvieron que conformar con el Pabellón del Ebro debido a «las pegas para hacer la feria en el exterior», aclaró Zatón. Un punto de partida en el que por parte de Acecaa se lamenta no haber podido sacar los puestos a la calle, con lo que se cree que se hubieran tenido más ventas. De hecho, a la vista de cómo han transcurrido cada una de las jornadas, el presidente de la Asociación de Comercio de Miranda afirmó que este formato de verano no se repetirá ni en «esta misma ubicación ni en esta misma fecha».

En este sentido hay dos puntos de partida que habrá que valorar por parte de los comerciantes. La primera es el lugar y parece claro que si se hace a finales de agosto o a principios de septiembre, como en esta edición, se pensará en cómo se puede trasladar a la calle. En este caso, Zatón adelanta que se buscaría una solución con una carpa en caso de hacerlo varios días o en realizarlo en una única jornada, con lo que se ahorrarían costes. Otro de los aspectos es la fecha que puede ubicarse como este año o trasladarlo hasta principios de octubre, tal y como se venía haciendo. En caso de volver a retrasarlo se volvería a realizar en el Pabellón del Ebro, puesto que al igual que sucede en la cita de marzo en ese momento sí que hace falta un lugar cubierto, se explica desde Acecaa.

Ahora por lo tanto queda valorar las diferentes opciones para conseguir un mejor resultado. Una voluntad que se fundamenta en que «si se hace es porque interesa al comerciante y al público. Si no hubiera no lo haríamos», manifestó Zatón, que pese al descenso en el número de personas que se acercaron hasta los puestos, advirtió que «el balance siempre es positivo». Una conclusión que se realiza por parte de los comerciantes que se basa en que de esta manera se dan salida a unos productos, que con la llegada de las nuevas temporadas tan solo servirían para ocupar espacio en las tiendas o en al almacén.