El Correo

Los estudiantes dejan vacías las aulas para protestar contra la LOMCE y los recortes

Los estudiantes en la movilización
Los estudiantes en la movilización / Avelino Gómez
  • Un centenar de alumnos se sumó a una movilización en la calle, a la que esperaban atraer a «más gente»

Por una educación pública y gratuita, decenas de jóvenes acompañados por algunos padres y docentes, se concentraron ayer en la calle La Estación, frente a la subdelegación de la Junta. La suya era fue una marea verde en pequeño formato pero muy arropada por sus compañeros de pupitre, que dejaron casi vacías las aulas en la que fue la tercera jornada consecutiva de huelga convocada a nivel nacional por el Sindicato de Estudiantes. El seguimiento fue incontestable en los centros públicos de la ciudad.

En el IES Fray Pedro de Urbina alrededor del 98% de su alumnado de 3º y 4º de ESO, Bachiller y Ciclos Formativos optó por sumarse a la protesta y no acudió al centro. Solo lo hicieron los de 1º y 2º de Secundaria que legalmente no puede ausentarse de clase, aunque en el recuento realizado por la Asamblea de Delegados de Miranda también había contabilizado «algunas faltas». Tanto ahí como en Montes Obarenes, donde la situación fue prácticamente un calco. Por ejemplo, en 1º de Bachillerato se habían presentado dos estudiantes y en 2º, cuatro. El las aulas permanecieron prácticamente vacías.

Al igual que en el Centro Integrado Río Ebro, donde apenas ha habido actividad en las tres últimas jornadas. Allí, la mayoría de sus alumnos optó por sumarse a toda la movilización convocada en el ámbito nacional. En las votaciones llevadas a cabo en las aulas se decantaron por ir a la huelga tres días todos los grupos excepto dos de ciclo superior.

Esto supuso que durante las dos primeras jornadas de protestas llevadas a cabo, acudieron con normalidad al centro 50 estudiantes. Ayer solo lo hicieron 9 de 295 matriculados. Un seguimiento del 98% que dejó el inmueble casi sin actividad.

Nada que ver con la situación den normalidad con la que la jornada se desarrolló en los dos centros concertados de la ciudad en la que también hay alumnos de Secundaria. No faltó nadie ni en Sagrada Familia –donde se imparte hasta 4º de ESO– ni en Sagrados Corazones. En ninguno de los dos la llamada a la movilización tuvo respuesta.

De todos modos, la Asamblea de Delegados de Miranda se mostró muy satisfecha con las cifras de seguimiento, pero lamenta que ese inconformismo y el rechazo a los recortes no tuviera un mayor reflejo en la calle, en la concentración llevada a cabo a mediodía. Aunque consideran que estuvo «muy bien, esperábamos más gente», valoró Paula Herrán, una de las integrantes de la asamblea, que confía en que de cara a las siguientes huelgas que se convoquen «se vaya animando la gente y sea mejor».

Y es que están convencidos de que habrá más si el escenario no cambia. «No vamos a parar de quejarnos hasta que no logremos lo que queremos», recalcó Herrán. Y parte de esas demandas las recogieron en el comunicado al que megáfono en mano dieron lectura en la calle La Estación. Imprescindible consideran la retirada de la LOMCE que se ha empezado a implantar en este curso y una inversión que venga a contrarrestar los recortes de los últimos años. Solo en este ejercicio estiman que llegarán a ser, a nivel nacional, de «7.3000 millones de euros» y desde que comenzaron los recortes cifran en 32.000 los profesores que han sido despedidos en todo el Estado. Sin olvidar que «45.000 estudiantes han sido expulsados de la universidad por el delito de pertenecer a la clase trabajadora».

Motivos que justifican, en su opinión, que se movilicen y recurran a la huelga, así como a la protesta en la calle. Es ahí donde creen que tienen que estar para que «se vea que los jóvenes se mueven». Aunque a algunos de ellos ayer les identificara la policía por manifestarse desde La Estación a los centros, cuando solo tenían autorizada una concentración.