El Correo

Miranda tendrá un Consejo Municipal de Salud en el que participarán las asociaciones

El Pleno ordinario de ayer se prolongó con debates que terminaron sin que se lograra la unanimidad entre los tres partidos.
El Pleno ordinario de ayer se prolongó con debates que terminaron sin que se lograra la unanimidad entre los tres partidos. / Pablo Izquierdo
  • PSOE e IU aprobaron su reglamento y el PP votó en contra porque considera que no es necesario

La ciudad cuenta desde ayer con un nuevo Consejo Municipal; en este caso el de Salud. Su puesta en marcha llega después de que hace más de un año (concretamente el 29 de mayo de 2013), se aprobara en sesión plenaria de modo provisional su reglamento de funcionamiento.

Este nuevo consejo tendrá carácter consultivo y se plantea como un nuevo organismo de participación ciudadana. Ese será su carácter porque de él formarán parte, además de representantes municipales y de entidades de salud, integrantes de asociaciones que de un modo u otro trabajan en la ciudad en el ámbito de la salud. En el debate que ayer se planteó antes de que se procediera a la aprobación definitiva hubo mención de algunas de ellas, léase Boreal, Aremi, Afami....

Tras el parón en la elaboración del reglamento final que ayer se aprobó en la sesión plenaria se introdujo una modificación en la que se plantea que la presidencia podrá convocar la asistencia de técnicos de los departamentos municipales en materia «de salud, ruidos, calidad de agua, limpieza, medioambiente, cementerio, con voz pero sin voto, cuando se vayan a tratar asuntos relacionados con el departamento».

Fue precisamente la dilatación en el tiempo para la puesta en marcha de este nuevo consejo la única discrepancia entre los dos partidos que, con sus votos, dieron ayer el visto bueno a la puesta en marcha del organismo consultivo.

El reproche de IU fue respondido desde la bancada socialista por la portavoz y ahora también responsable de la Concejalía de Servicios Sociales, Aitana Hernando. Justificó el retraso aduciendo que cuando se planteó su creación el pasado año PSOE e IU formaban una coalición de gobierno y que el proyecto llegó tras el trabajo de la entonces responsable Conchi Ortega. «El reglamento fue obra suya y no era mi proyecto, tenía dudas y creí conveniente consultar sobre las competencias».

Las que precisamente llevaron al PP a votar en contra de la creación del Consejo Municipal de Salud. A juicio de Jorge Castro no es preciso que se ponga en marcha un organismo de estas características porque ya existe un consejo similar que depende de la Junta. «Hacer esto entendemos que es duplicar competencias», argumentó.

Su explicación no convenció ni al PSOE ni a Izquierda Unida y fue Conchi Ortega la que rebatió las palabras del concejal popular con más énfasis. Ella puso el acento, además en que «no es lo mismo salud que sanidad» y, además, en que el valor añadido del consejo es que «cuenta con la presencia de representantes de asociaciones que trabajan en estos temas. En este organismo se plasma nuestra idea de la participación ciudadana».

Y fue en ese concepto donde el debate se hizo más tenso pues todos parecieron comenzar a competir en relación con quien propiciaba en mayor o menor grado dar voz a los ciudadanos. Todos quisieron arrogarse talante participativo. No acabaron por ponerse de acuerdo y el portavoz popular, tras explicar el por qué de su voto negativo apuntó que podrían incluso «recurrir el acuerdo».

Castro insistió en que creen en los acuerdos pero cuestionó su funcionamiento en la ciudad. Acabó su turno de réplica en el debate argumentando que «no nos pongamos medallas en cuanto a la participación y, aunque aquí nadie diga nada, todos sabemos que la inmensa mayoría no valen para nada».