El Correo

Las abstenciones de PR+ y Ciudadanos darán vía libre a la aprobación del Presupuesto

  • Los regionalistas avanzan su postura tras aceptar el equipo de Gobierno el grueso de sus enmiendas; solo PSOE y Cambia votarán ‘no’

El pleno del Ayuntamiento de Logroño aprobará antes del final del año las cuentas para el próximo ejercicio, después de que el Partido Riojano y Ciudadanos confirmaran ayer su abstención tras ver satisfechas sus enmiendas al Presupuesto de 2017.

Así, salvo sorpresa mayúscula en el último momento (el año pasado, sin ir más lejos, la hubo con el ‘no’ de C’s), el Consistorio gestionará el próximo año 169,5 millones de euros, un 6,75% superior al del presente ejercicio al tener que afrontar la primera anualidad completa de las obras del soterramiento.

En el caso de la formación ‘naranja’ su portavoz, Julián San Martín, ya deslizó hace dos semanas –cuando presentaron las 58 enmiendas a las cuentas del próximo año– la postura de sus cuatro concejales de no poner impedimentos en la votación. Ayer San Martín confirmaba a este medio que su grupo no variará la postura a falta de acordar por escrito el cumplimiento de las enmiendas más relevantes de su lote.

Ante esta situación resultaba imprescindible conocer el sentido de la votación de Rubén Antoñanzas, único integrante del grupo mixto, toda vez que Partido Socialista y Cambia Logroño ya adelantaron que votarían ‘no’ al Presupuesto, sin condicionar el voto a la admisión de sus enmiendas.

La abstención que finalmente refrendó ayer Antoñanzas da luz verde a las Cuentas, ya que con lo anteriormente citado en el pleno se recogerán once votos a favor (del Partido Popular), otros tantos en contra (los siete del PSOE y los cuatro de Cambia) y dos abstenciones. Así el voto de calidad que se le otorga a la alcaldesa en caso de empate resultaría decisivo para que el 1 de enero el Consistorio eche a andar con unos presupuestos a los que ceñirse (en el caso contrario se prorrogarían los de este año).

El edil del PR+ subrayaba ayer que se abstendrá, entre otras cosas, porque «siempre he defendido que el PR+ ha venido a sumar, a crear ciudad y a anteponer los intereses generales a los particulares de partido» y porque «es mejor para la ciudad tener presupuesto que no tenerlo».

La situación vivida el pasado año, cuando la falta de acuerdo para aprobar el Presupuesto de este ciclo se tradujo en una demora de cuatro meses, «ha traído notables perjuicios para los logroñeses y en la capacidad de respuesta de este Ayuntamiento».

Otro aspecto fundamental para decantar su voto hacia la abstención ha sido que «se han aprobado algunas de las 60 enmiendas que presentamos y que consideramos más importantes», de las que destacó las relacionadas con la reactivación del Centro de la Cultura del Rioja (CCR) o la lucha contra el ruido en la ciudad.

Con todo, el concejal regionalista articuló sus planteamientos sobre las Cuentas de 2017 en torno a cuatro ejes básicos. En primer lugar, en «seguir potenciando nuestro concepto de que Logroño se construye por sus barrios» mediante la filosofía de «hacer pequeñas cosas para hacer mejor el día a día de nuestros vecinos».

Como segundo «eje» Antoñanzas se refirió a la lucha contra el ruido, en la que «se han tenido en cuenta todas las actuaciones que hemos propuesto». El tercer pilar sería el CCR como «abanderado de nuestro patrimonio, el Casco Antiguo y el turismo de la ciudad» y el cuarto, «convertir a la biblioteca Rafael Azcona en el verdadero emblema cultural de Logroño».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate