El Correo
Mueren un padre y su hijo en un choque frontal entre un turismo y un camión
/ Estado en el que quedó el vehículo en el que viajaban los dos fallecidos. JESÚS BLÁZQUEZ

Mueren un padre y su hijo en un choque frontal entre un turismo y un camión

  • El siniestro registrado ayer en Villanueva de Cameros eleva a 21 el número de fallecidos por accidentes de tráfico en La Rioja y supera los 18 de todo el año pasado

Noviembre negro en las carreteras riojanas. Tras el accidente registrado en la tarde de ayer en la N-111, en el término de Villanueva de Cameros y cerca del cruce con Villoslada, ya son siete los fallecidos en este mes y 21 en lo que llevamos de año, sobrepasando en tres los 18 que se contabilizaron en todo el año pasado y superando en doce las muertes de 2015.

A las 16:45 horas, en una zona de curvas de la N-111, se registró un choque frontal entre un Audi A4 con matrícula FJK y un camión frigorífico Renault JCS. En el primer vehículo viajaban en sentido Logroño dos hombres y arrastraba un carro con perros de caza. El segundo circulaba en sentido Soria y el conductor era el único ocupante.

El impacto fue tan brutal que el turismo se quedó empotrado bajo la cabina del camión, lo que provocó la presencia de los bomberos para desincrustar el coche. Para entonces, los ocupantes –un padre y su hijo, ambos vecinos de Basauri, de 67 y 42 años de edad y cuyas iniciales responden a M. G. S.-E. E. y G. S.-E. A.– ya habían fallecido, sin que los profesionales sanitarios que se desplazaron hasta el lugar del siniestro pudieran hacer nada por su vida.

El conductor del camión (M. G. L., de 44 años y vecino de la localidad aragonesa de Egea de los Caballeros) resultó ileso, si bien fue trasladado al Hospital San Pedro de Logroño para efectuarle una revisión más exhaustiva.

Según los datos facilitados por el Subsector de Tráfico de la Guardia Civil, todo apunta a que los dos fallecidos eran cazadores, puesto que también fueron encontrados en el vehículo armas de fuego. Dos de los tres perros que estaban en el carro posterior también fallecieron en el siniestro.

El punto en el que ocurrió el accidente de la tarde de ayer tiene limitada la velocidad a 90 kilómetros por hora y, como todo el tramo del puerto de la N-111, se encuentra en curva. Tras la colisión frontal entre el camión y el turismo en el que viajaban los dos fallecidos vizcaínos, quedó cortado uno de los carriles de la nacional, pero el tráfico no quedó interrumpido, sino que los agentes de la Guardia Civil dieron paso alternativo a los vehículos por el otro carril de la carretera.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate