El Correo
Hacienda seguirá de cerca a las pymes que rehabilitan viviendas
Hacienda seguirá de cerca a las pymes que rehabilitan viviendas / EL CORREO

El Gobierno riojano localizó el pasado año más de 22 millones de euros ocultados a Hacienda

  • Domínguez señala que ya se han recuperado 15 de ellos y que la mayor parte de irregularidades se deben a errores técnicos, «sin voluntad de fraude»

Al cierre del pasado ejercicio tributario, a los riojanos se nos pasó declarar algo más de 22,2 millones de euros en conceptos fiscales. Lo típico que uno se lía en la liquidación del IVA, el IRPF o el impuesto de transmisiones patrimoniales, acaba marcando en el formulario la casilla que no es y luego pasa lo que pasa, que el dinero no llega a las arcas regionales. Lo curioso del asunto es que en el ejercicio anterior (2014) el error vino a ser el mismo, lo que desliza que –de media– cada ciudadano de la comunidad viene a ocultar 70,35 euros a la Administración.

Posiblemente la cantidad defraudada en 2015 supere a la anunciada ayer por el consejero de Hacienda, Alfonso Domínguez. Ya se sabe, para la ocultación al fisco también hay categorías y cuanto mejor se hace menos rastro deja. Pero el Gobierno ha podido constatar esos 22,2 millones tras realizar casi 15.000 inspecciones. De ellos se han recuperado ya poco más de 15,5 (el 69,9%) millones, mientras que los restantes se encuentran en vías de ser recaudados.

La mayor parte de las actuaciones para dar con los tributos perdidos se centran en el Impuesto de Sucesiones y Donaciones, de donde han aflorado diez millones que no se declararon en su momento. En este área se efectuaron 10.935 revisiones y la Inspección Tributaria incoó el pasado año veintiséis actas por valor de casi cuatro millones de euros.

Le sigue en la clasificación de tributos más ocultados el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados, donde el fraude se aproxima a los siete millones de euros en La Rioja después de 3.686 inspecciones realizadas.

En menor medida se ha defraudado a través del Impuesto de Patrimonio (176.000 euros y 222 actuaciones) y los Tributos sobre el Juego (57.000 euros a través de actuaciones de control previas).

A pesar de las cifras, Domínguez apuntaba ayer que «la mayor parte de las actuaciones detectan errores en las autoliquidaciones, lo que demuestra que no existe mayoritariamente voluntad de defraudar».

Este afán por velar para que todos los riojanos estemos en regla con el fisco, detalló el consejero, se enmarca en el Plan General de Control Tributario, que marca las líneas maestras para luchar contra el fraude en cada ejercicio determinado. Esas instrucciones, lejos de ser confidenciales para ‘pillar’ al defraudador, se hacen públicas para perseguir «que sea el ciudadano el que abone los tributos de forma voluntaria, antes de establecer medidas coercitivas en el caso contrario».

Los puntos ‘calientes’

«El objetivo de hacer públicas las directrices del Plan de Control es informar al contribuyente de las áreas en las que se va a centrar las actuaciones de control, inspección y vigilancia para disuadir y prevenir el fraude, ya que estamos convencidos de que la mejor lucha contra el fraude fiscal es la transparencia», subrayó el consejero de Hacienda.

Esas prioridades pasarán este año por un mayor control sobre el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales y las solicitudes de exención provisional por la construcción de viviendas de protección oficial, la devolución de los beneficios fiscales disfrutados por los promotores cuando se pretenda descalificar VPOs y comprobar la correcta aplicación del IVA.

Se vigilará también el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones con especial incidencia cuando existan vínculos de parentesco o discapacidad, así como que se ejercerá un mayor control sobre los tributos no presentados relacionados con aceptaciones, adjudicaciones de herencias y adiciones de herencia. Por último, se revisará la tipología de renuncias de herencias y se hará un seguimiento especial sobre los préstamos entre particulares. También se velará porque se declaren los premios de loterías y apuestas superiores a 2.500 euros.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate