El Correo
Pouso, en la banda de Las Gaunas, durante un partido de liga
Pouso, en la banda de Las Gaunas, durante un partido de liga / EL CORREO

La UD Logroñés aparta del banquillo a Carlos Pouso, que seguirá como director deportivo

  • El club le encomienda como «misión prioritaria» encontrar un nuevo entrenador para la primera plantilla

La Unión Deportiva Logroñés puso ayer fin a la trayectoria de Carlos Pouso al frente del conjunto blanquirrojo. Al menos, de forma parcial. Porque la crisis de resultados en la tercera campaña del de Lejona a los mandos de la nave le ha costado el puesto como entrenador, pero no como ‘manager’.

Con un comunicado a media tarde el conjunto riojano rehusaba emplear términos como ‘cesar’, ‘destituir’ o ‘despedir’. Apostaron Félix Revuelta y su junta directiva por subrayar el «acuerdo» con el que ambas partes aceptaban «separar las funciones de director deportivo y entrenador» en la figura del vizcaíno. Nada de ‘le deseamos fortuna en su nueva etapa’. Tampoco un ‘le agradecemos los servicios prestados’. Porque el del técnico es –de momento– un adiós solo parcial.

Lo que es seguro es que Pouso no se sentará el próximo sábado en el banquillo visitante del Alfredo Di Stéfano (la UDL visita al Real Madrid Castilla) y que, además, deberá ser él quien elija a su sucesor. Esa es la «misión prioritaria» que se le encomienda desde las oficinas de la Avenida Moncalvillo y, mientras eso sucede, todo indica que será alguno de los técnicos de la cantera –a buen seguro, Javier Pineda (entrenador del Promesas) o Sergio Rodríguez (preparador del juvenil)– quien dé instrucciones desde la banda en Valdebebas y dirija a la plantilla hasta próximo aviso.

Desde el club blanquirrojo tampoco se aclara por el momento qué pasará con los escuderos de Carlos Pouso. La permanencia en la entidad de hombres como Raúl García (segundo entrenador), Javier Rodríguez (preparador físico) o Raúl Torres (entrenador de porteros) quedará supeditada al criterio del nuevo inquilino de Las Gaunas.

En el caso de García queda descartado que pueda asumir el timón del equipo (al menos oficialmente) ya que no cuenta aún con la preceptiva licencia que le habilita para ocupar el puesto de mayor responsabilidad en el banquillo.

«Sin remedio para los males»

Tras el que fue su último partido en el banquillo de Las Gaunas, el de anteayer ante el Mensajero, Carlos Pouso fue tajante al señalar dos realidades. Por una parte, no anduvo por las ramas al asegurar que «estamos jodidos, esa es realidad». Por el otro, la resignación le llevó a admitir que «no tengo remedio para estos males».

Tan solo unos días atrás, el de Lejona había emitido unas declaraciones a la postre premonitorias: «Yo estoy para lo que Félix Revuelta quiera; de entrenador... entrenador, de director deportivo... director deportivo; a echar una mano a Jokin con el césped de Las Gaunas o de hamaquero en el Health House (hotel de Revuelta)». Finalmente, el presidente de la entidad ha optado por la segunda opción para el vizcaíno.

Temas

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate