El Correo

Logroño solo tendrá Presupuesto si el PP acepta las enmiendas de C’s

Reloj que preside la plaza consistorial logroñesa, visto desde la zona de los soportales.
Reloj que preside la plaza consistorial logroñesa, visto desde la zona de los soportales. / E. C.
  • Además el equipo de Gobierno deberá conseguir el apoyo de otro grupo, ya que desde la formación naranja apuntan a la abstención

La primera impresión que deja el anteproyecto de Presupuestos de 2017 –que asciende a 169.526.290 euros y que durante esta semana el equipo de Gobierno ha presentado a los grupos municipales– pasa por la negociación como única vía si el Ejecutivo quiere verlo aprobado.

Ninguno de los grupos parece favorable a dar un sí o una abstención si en el documento definitivo no aparecen recogidas sus enmiendas. Esto ya lo sabe la alcaldesa, Cuca Gamarra, que se vio obligada a prorrogar los presupuestos de 2015 porque en la primera votación de las cuentas para 2016 obtuvo la negativa de todos los grupos, excepto la abstención del concejal regionalista, Rubén Antoñanzas.

El plazo para que los grupos presenten las enmiendas termina mañana, pero los portavoces ya han comenzado a pronunciarse.

El PSOE anunció ayer en rueda de prensa que votará en contra del Presupuesto municipal para 2017 por incluir ingresos «irreales y astronómicos» y por no cumplir con las «necesidades sociales» que requiere Logroño. Su portavoz, Beatriz Arraiz insistió en que son una copia de los anteriores ya que también «inflan la recaudación» por venta de suelo e impuestos, un hecho que «impedirá llevar a cabo» las inversiones previstas para el próximo ejercicio.

La socialista criticó que, en la misma línea que los de 2016, se mantiene una recaudación al alza de los grandes impuestos. Por el IBI, que no sufrirá un incremento en el gravamen, prevén ingresar 34,250 millones de euros cuando este año se han reconocido derechos por 32,607 millones; el de Plusvalías, también se presupuesta igual, a pesar de que en 2016 no se va a alcanzar el objetivo previsto; y lo mismo sucede con respecto al Impuesto de Construcciones, en el que se presupuesta una subida del 25% cuando en este ejercicio tampoco se va a llegar a lo previsto.

Por su parte, desde Ciudadanos señalan que ellos no son los responsables de la aprobación de los presupuestos. «Yo no tengo la responsabilidad de negociar con los demás, yo tengo la responsabilidad de negociar nuestras enmiendas. Están intentando darnos una responsabilidad que no es nuestra», explicó a EL CORREO su portavoz, Julián San Martín.

El concejal añadió que no tendrán problemas en garantizar la abstención si el equipo de Gobierno recoge las enmiendas que presentarán mañana, pero no hace ninguna referencia a un voto positivo. Esto obligaría al equipo de Gamarra a conseguir la abstención o voto positivo de otro grupo, ya que los once concejales populares estarían en minoría contra un hipotético voto negativo de Cambia, PSOE y PR (que sumarían doce concejales).

En cuanto a las peticiones del grupo municipal de C’s, se basan –igual que el año pasado– pidiendo un desglose de las partidas presupuestarias del capítulo de subvenciones.

Por otro lado, San Martín destacó que existen inversiones por las que no apuestan desde su grupo, como la ampliación del Teatro Bretón. El edil ve precipitada la inversión –que supondrá un gasto de 4,3 millones– porque el edificio del juzgado todavía está ocupado. «Yo creo que no es necesario gastarse ese dinero, en Logroño tenemos la sala Gonzalo de Berceo, el Riojaforum que tiene dos salas..», señaló.

Un presupuesto «completamente continuista». Así lo define Gonzalo Peña, de Cambia Logroño. Para este grupo municipal, que coincide con el PSOE en que recoge unos ingresos irreales, es un presupuesto son unas cuentas que «hipotecan» el futuro de la ciudad al tener que hacer frente a unas inversiones como el soterramiento y la estación de autobuses, que dejan «muy encorsetadas» las cuentas públicas. Además advierte de que «quien permita aprobar estos presupuestos va a ser corresponsable de las mentiras del PP».

En cuanto a Rubén Antoñanzas, concejal del Partido Riojano, y que se abstuvo en la votación de los presupuestos de este año, lamenta que el equipo de Gobierno no haya hecho un balance de la ejecución del presupuesto anterior, porque ve que «muchas de las inversiones para 2017 ya estaban previstas el año pasado».

También señala que este será el primer año en el que los logroñeses tendrán que hacer frente al gasto del soterramiento con su dinero, y que eso supondrá doblar el crédito que mantiene el Ayuntamiento.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate