El Correo

«Los recortes en libertades han empobrecido nuestra democracia»

Cristina Almeida pronuncia hoy una conferencia en Logroño.
Cristina Almeida pronuncia hoy una conferencia en Logroño. / MARIO ROJAS
  • cristina almeida abogada

  • Hoy levanta la voz en Logroño contra la ‘Ley Mordaza’ que, a su juicio, tiene un carácter «absolutista» y provoca el miedo ciudadano

Cristina Almeida, alejada ya de los focos de la vorágine política, sigue ejerciendo como abogada y llevando sus ideas progresistas allí donde su voz es requerida. Hoy participa en Logroño en el programa que STOP Represión ha organizado para recordar que, cuatro años después, penden penas de cárcel sobre dos jóvenes que se manifestaron durante la jornada de huelga general del 14 de noviembre de 2012. «Antes debían demostrar que eras culpable de un delito. Ahora es algo terrible que el atestado policial dé fe. Eso solo pasaba en el franquismo», explica.

–Hoy pronuncia una conferencia que habla del ayer y del hoy.

–Se titula ‘Recordando la memoria de ayer, recortando las libertades de hoy’. Me he visto muchas veces en mi vida luchando por las libertades, por la memoria olvidada, memoria de lucha por la libertad y ahora tenemos la ‘Ley Mordaza’. Hay que recordar a todo el mundo la lucha y el esfuerzo realizado para lograr las libertadas, estoy impresionada de que alguien pueda olvidar esto y que se pueda traducir en recortes. Tenemos una democracia empobrecida y deberíamos haberla fortalecido.

–Ardua tarea.

–Hay que intentar que no se repitan las cosas. La democracia se hace mayor cuando se engrandece la libertad y no cuando se la recorta.

–La represión es una arma de los poderosos y hace años formaba parte del aparato del Estado. ¿Qué grado de implantación tiene hoy en día?

–Hemos vivido situaciones de poder absoluto, en concreto cuatro años de mayoría absoluta en aplicación del poder, no han sido cuatro años de comportamiento democrático sino absolutista, con recortes muy importantes de la libertades de los ciudadanos.

–La ‘Ley Mordaza’ es un paso atrás, como quizá en su día lo fue la de la ‘patada en la puerta’.

–Cada una de estas leyes tiene un nombre muy alejado de la ciudadanía. A mí me tocó con Corcuera, cuando por encima de los derechos de los ciudadanos estaban las fuerzas de seguridad. En la actual ‘Ley Mordaza’ se establecen sanciones por actos en manifestaciones que no son responsabilidad de los organizadores de las protestas. Y se sancionan las libertades reconocidas en la Constitución y eso es una agresión a la ciudadanía. Debemos pensar en ello.

–El actual panorama en las Cortes Generales hace prever que las leyes sean mucho más moderadas o que incluso se puedan derogar o cambiar otras ya promulgadas.

–Hay formas de derogar, si no toda la ley, que su espíritu pase del absolutismo a la democracia. Se trata de derogar ese carácter absolutista. En el Congreso el diálogo es lo que va a ser más importante a partir de ahora.

–¿Cuál es el motivo por el que la población esté desencantada y ya no participe tan masivamente en las protestas en la calle?

–Más que desencantada está cansada. La lucha cada vez es más frecuente, pero no te sientes libre si sabes que puede haber sanciones. Tiene que haber más movilización ciudadana, pero el miedo hace que haya menos. Y esto no va a favor de la democracia, más bien es un paso atrás en una democracia que queríamos reforzar.

–Siempre nos queda el respaldo constitucional.

–Manifestarse es un derecho constitucional, pero se autorizan manifestaciones de extrema derecha que van en contra la Constitución en aras de un sentido de la igualdad que mina la democracia. Estas deberían prohibirse.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate