El Correo

Comienza la caza de brujas

  • La Plaza del Mercado se engalana con mercadillos, banderas e instrumentos de tortura para recrear el Auto de Fe que aconteció en Logroño en 1610

  • Las meigas aparecieron ayer por la tarde y hoy serán quemadas en la hoguera

No es de extrañar que con la llegada de los espíritus malignos a las calles de Logroño, lo haya hecho también el mal tiempo. Quién sabe si las lluvias y las nubes negras, que parece que nos van a acompañar durante el fin de semana, no son obra de las tres brujas que atormentaron a los curiosos, que pese al frío, se atrevieron a acercarse ayer a la Plaza del Mercado.

Tengan cuidado si se las encuentran hoy, pues ayer no hubo quien se librase de sus improperios, sus lecturas de mano o sus ofertas de lo más exóticas para conservar el atractivo natural y atraer así a cientos de amantes.

Aunque estaban custodiadas por un mozo armado con un mosquete, que advertía a todos de su peligrosidad, ellas se empeñaron en demostrar el por qué de la cita nocturna que tienen hoy con el Santo Oficio y el fuego purificador. Una recreación del Auto de Fe que con esta edición se convierte ya en un acto tradicional del mes de noviembre.

Todavía quedaba un día para la quema de ‘estas mujeres’ que dominan las malas artes, pero ayer el pueblo llano ya empezó a sospechar de sus conjuros y maleficios. Por eso, les hicieron desfilar para que todos los despistados se anden con ojo si se las encuentran por ahí escoba en mano y con el caldero burbujeando.

Pero no se preocupe si está asustado por la presencia de estas ánimas que pululan por las calles en las que todavía quedan vestigios de lo que fue la quema de las brujas que la Santa Inquisición realizó en 1610. La solución a su miedo racional descansa en los puestos que mercaderes venidos de cien mundos han instalado durante este fin de semana en la Plaza del Mercado y una zona de la calle Portales. Calaveras malditas, amuletos de piedras preciosas, brebajes cerveciles artesanales y dulces le ayudaran a ahuyentar esos malos espíritus.

Lo de ayer solo fue el inicio, el mal ya está aquí, y hoy toca combatirlo con fuego y acero, para que nadie falte a su cita con el inquisidor. Pero antes habrá que disfrutar, por la mañana los más pequeños, acompañados por sus familias, de las artes mágicas de exóticos encantadores, visitas para conocer las terribles armas de castigo que se utilizaban contra los delincuentes de la época o de un misterio convertido en gymkhana que tendrán que resolver.

Aunque el plato fuerte vendrá por la tarde. Con el San Benito colgado, traje y sombrero con el que se ataviaban a las brujas antes de ser quemadas, los soldados, el inquisidor y el corregidor pasearán a las penitentes antes de su flameante final.

El grupo Grimorium ofrecerá un concierto para cerrar la noche, pero las actividades no acabarán hoy, sino que continuarán durante todo el fin de semana y terminarán con un espectáculo de fuego a las 21.30 de domingo.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate