El Correo

Logroño prorrogará el próximo año la congelación de los tributos municipales

Los comercios minoristas del casco antiguo recibirán una bonificación del 75% en el IBI y en el IAE, frente al 50% que perciben los de otras áreas de la ciudad.
Los comercios minoristas del casco antiguo recibirán una bonificación del 75% en el IBI y en el IAE, frente al 50% que perciben los de otras áreas de la ciudad. / DÍAZ URIEL
  • El IBI se reducirá con carácter general al 0,59% y se mantienen las bonificaciones para familias y actividades económicas

El Ayuntamiento de Logroño mantendrá congelados por segundo año consecutivo los impuestos y tasas que dependen exclusivamente del ámbito local. Así lo avanzó ayer la alcaldesa, Cuca Gamarra, que ya ha presentado a los cuatro grupos de la oposición un borrador del proyecto de ordenanzas fiscales para el próximo año, que el próximo jueves será sometido a votación en el pleno municipal.

El hecho de mantener la misma carga fiscal en conceptos como el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI), el Impuesto de Actividades Económicas (IAE) o las tasas de agua y basura responde al pacto alcanzado el pasado año entre el equipo de Gobierno del Ayuntamiento y los grupos municipales de PSOE y Ciudadanos.

Entonces se apostó para reducir la carga impositiva y, según señalaba ayer la alcaldesa, «este año los logroñeses pagarán en total algo más de dos millones de euros menos en impuestos» que el pasado ejercicio, gracias a la reducción del IBI con carácter general y a distintas bonificaciones para familias y empresas.

La regidora detalló que el Consistorio cerrará este año el capítulo de ingresos con algo menos de 89 millones de euros, al tiempo que subrayaba que su buen estado financiero va a permitir reforzar medidas para reactivar la economía local y apoyar a las familias a partir del próximo curso. «Logroño es una de las capitales con menor presión fiscal, ocupando el lugar 41 de 52 en el ámbito estatal y destaca también por la alta calidad de vida y por la prestación de servicios públicos de calidad», apuntó Gamarra.

También recordó que el Ayuntamiento ha cerrado su cuarto ejercicio consecutivo con superávit, que la deuda representa en la actualidad el 42,24% del presupuesto municipal y avanzó que el próximo año se situará seis puntos por debajo, en torno al 36,42%, lo que representaría un el valor más bajo hasta la fecha.

Entrando al detalle de los nuevos tipos impositivos, la alcaldesa señaló que el IBI se rebajará una décima (pasando del 0,60 al 0,59%, salvo para las grandes superficies, con un 0,64%). En este capítulo también se recogen bonificaciones para actividades comerciales, como una reducción del 95% los dos primeros años de actividad de la empresa -que se reducen al 40% en los dos siguientes- y del 50% para los comercios minoristas y los centros especiales de empleo. En el caso del comercio minoritario que se instale en el casco antiguo de la ciudad, la bonificación se eleva hasta el 75 por ciento.

Guiños a la industria

En el ámbito del IAE las bonificaciones (del 50%) se focalizarán sobre determinadas actividades industriales implantadas en la ciudad, los nuevos negocios radicados en ella, los centros especiales de empleo, las empresas que hayan presentado pérdidas a lo largo del presente ejercicio y para actividades consideradas de interés o utilidad municipal.

No es el único esfuerzo del Consistorio para atraer nueva actividad industrial o, al menos, evitar que cambie de ubicación. El Impuesto sobre Construcciones, Instalaciones y Obras (ICIO) mantiene la rebaja del 30% para las empresas de nueva implantación en la capital y para aquellas que decidan ampliar o mejorar sus instalaciones.

También se mantienen la exención de la tasa de apertura de establecimientos comerciales y del canon (durante dos años) para los nuevos puestos en el mercado de San Blas.

En cuanto a las medidas centradas en la familia, el Ayuntamiento vuelve a fijar rebajas en el IBI para familias numerosas del 30% (hasta cuatro hijos) y el 50% (con más de cinco hijos) y establece otra bonificación del 25% en la tasa de agua para ellas (salvo en viviendas valoradas en más de 150.000 euros).

Asimismo, se mantiene la bonificación del 95% en las plusvalías derivadas de la herencia de una vivienda (siempre que sea residencia habitual del beneficiario) y se establece una rebaja del 50% en el ICIO para las familias con personas mayores o discapacitados que ejecuten en sus casas obras para mejorar la accesibilidad.

La alcaldesa señaló que este año los logroñeses han acumulado un ahorro de en torno al millón de euros gracias a la rebaja del IBI y de la misma cantidad a través de las bonificaciones fiscales para empresas y familias.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate