El Correo
Un grupo de voluntarios durante las labores de recogida
Un grupo de voluntarios durante las labores de recogida / EL CORREO

El Ebro es un río, no un vertedero

  • Una brigadilla ‘reclutada’ por Amigos de los Ríos dedica sus días libres a la limpieza de las riberas

  • Colchones, neumáticos, botellas, bolsas y salvaslips son los objetos más comunes que se encuentran voluntarios de todas las edades

Los paseos por la ribera del río son todo un clásico del fin de semana logroñés. El parque del Ebro, el de la Ribera o el parque del Iregua ofrecen ese remanso de paz necesario para olvidarnos temporalmente del hormigón de la ciudad.

Pero el río también tiene otros ‘clásicos’ no tan agradables que se acumulan en las zonas en las que los domingueros y paseantes no se aventuran a entrar. Entre ellos están los colchones, los neumáticos, los electrodomésticos... Toda una colección de objetos de origen humano que acaban arrastrados por el río en las zonas inundables, que son también las zonas más salvajes y naturales.

Ante este panorama desolador de basura esparcida y en ocasiones mimetizada –entendiendo por ello bolsas colgadas de las ramas de los árboles como si de una hoja más se tratase– un nutrido grupo de voluntarios recogió y limpió en la mañana de ayer la zona del Parque de la Ribera y del Pozo de Cubillas (situado enfrente de la zona anterior).

Desde un bebe de nueve meses hasta un jubilado de 78 años engrosaron las filas del pelotón de limpieza. Y, junto a ellos, más de cuarenta personas se sumaron a la campaña promovida por la asociación Amigos de los Ríos y la consejería de Medio Ambiente. Se ve que el compromiso con el entorno natural no entiende de edades.

En cuanto a los kilos de basura recogidos, es un número que puede llegar a engañar, sobre todo por los objetos voluminosos. El año pasado llegaron a encontrar hasta una bombona de oxigeno. Pero lo que más preocupa a los organizadores son los objetos pequeños. «Aparecen muchos bastoncillos de los oídos, muchos salvaslip que van al retrete cuando deberían ir a la basura... y luego las bolsas de plástico, que están por todos lados», explica Anusca Cañas, responsable de campaña.

Pero además de la labor de recogida y limpieza, la campaña juega un importante papel de sensibilización. Seguramente las personas que ayer dedicaron su mañana a recoger los ‘regalos’ que le hacemos al río en forma de material higiénico no mirarán en un futuro la taza del water con una gran papelera. Al igual que tampoco lo harán los alumnos de segundo y tercero de la ESO del IES Batalla de Clavijo que el viernes hicieron lo propio con el Soto inundable del Parque del Ebro.

Antes de comenzar el trabajo, los voluntarios reciben una charla de formación para distinguir los residuos reciclables de los que no lo son. Porque sí, mucha basura que acaba en el río podría tener otra vida si su final no hubiese sido arrojarla al agua directamente en su paso por la ciudad o acabar dando vueltas en el inodoro.

Amigos de los Ríos también se encarga de suministrar todo lo necesario para limpiar sin peligro (bolsas, guantes...), así como de explicar cuales son las conductas de riesgo, por ejemplo meterse en el río.

Por desgracia todavía quedan muchos residuos esparcidos por la ribera del Ebro a su paso por La Rioja. Y, por fortuna, esta asociación seguirá promoviendo este tipo de acciones. Los voluntarios volverán a enfundarse los guantes el domingo 6 de noviembre para limpiar en Logroño el tramo entre el cuarto puente y la pasarela peatonal.

Por otro lado, esta acción será replicada en municipios como Calahorra, Haro, Santo Domingo o Alcanadre. La participación está abierta y quien quiera participara tiene que inscribirse en la web de la asociación: www.amigosdelosrios.com.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate