El Correo

En el descuento, saben mejor

La estirada de Company fue insuficiente ante el remate de Pablo Espina, que adelantaba a los blanquirrojos -que ayer vistieron de azul- en el campo de Gobela.
La estirada de Company fue insuficiente ante el remate de Pablo Espina, que adelantaba a los blanquirrojos -que ayer vistieron de azul- en el campo de Gobela. / Yvonne Fernández
  • La UD Logroñés logra su primer triunfo a domicilio con un gol de Adrián León en el minuto 91

  • El equipo de Pouso reaccionó de forma fulminante al gol del empate local, conseguido apenas dos minutos antes del 1-2 definitivo

Por fin se vio la mejor versión de la UD Logroñés y además en el escenario quizás más complicado de la categoría. El equipo blanquirrojo (ayer de azul) mostró una imagen muy diferente al del último encuentro liguero. A base de calidad, posesión de balón y un orden ciertamente reconocible superó en su campo a un Arenas que nunca se dio por vencido. Los goles de Espina y sobre todo el de Adrián León ya en el descuento dieron a los de Carlos Pouso tres puntos balsámicos en un choque en el que la actuación arbitral disgustó a ambos equipos, pero en el que los visitantes se hicieron merecedores del triunfo ya que dispusieron de mejores ocasiones.

El lateral derecho Julio Rico, el central César, el interior derecho Fran Pastor y el delantero Mendi fueron las cuatro caras nuevas en la UDL. Carles Salvador, Javi Rey, Chevi y Thaylor eran los sacrificados en el once respecto al último partido ante el Sestao River. El Arenas quiso marcar pronto el territorio y ya para el minuto 3 un disparo de Dani López a la media vuelta dentro del área salía por encima del larguero. Era un primer aviso. Sin embargo los visitantes, no se arrugaron y mantuvieron la intensidad en las disputas y en los rechaces para equilibrar la posible inferioridad en ese tipo de jugadas.

Los riojanos con esa alineación buscaban un fútbol directo. Su objetivo, la cabeza de Mendi y sobre todo las diagonales a la banda izquierda donde Reguilón con su calidad en el uno contra uno encontraba espacio para sacar centros peligrosos. Sin embargo, la zaga centra vizcaína no fallaba. Tampoco César y Pazó –éste último en su regreso al campo de su último equipo– hacían concesiones atrás. Ni sus compañeros.

En ese equilibrio de fuerzas, una jugada cambió el curso del choque. Mendi peleó por alto el balón y –tras una acción que pareció falta a su defensor– lo dejó para le llegada de Pablo Espina. El mediapunta se sacó un potente disparo bastante centrado que superó a Company a mitad de salida. Su cuarto gol de la campaña y primero lejos de Las Gaunas espoleó a los suyos aunque bien es cierto que dos minutos después el árbitro obvió un empujón de Paredes a Romero. Parecía que hoy la buena suerte estaba aliada con los visitantes.

La UD Logroñés había crecido futbolísticamente. Con una mejor disposición sobre el campo y sobre todo una buena movilidad de sus hombres de ataque, empezó a apretar con la intención de ampliar la renta. Adrián León y Amelibia se hicieron fuertes en la medular. Fran Pastor y Reguilón abrían las alas, Mendi peleaba con los dos centrales y Pablo Espina lucía su calidad. Una volea de este último tras un saque de esquina a punto estuvo de suponer el segundo gol de la tarde, pero en su trayectoria hacia los tres palos encontró la pierna de Mendi que tocó lo justo para que el cuero de forma milagrosa llegara a las manos del guardameta. La UDL vivía sus mejores minutos. Pero en el ecuador de la primera mitad los vascos reaccionaron con coraje. Miguel sacaba un buen testarazo de Dani López y poco después Aguiar rozaba la escuadra en un buen intento desde la frontal. Entre medias Mendi volvía a inquietar con su poderío aéreo en un choque que llegó al descanso con mínima ventaja riojana.

En la reanudación, el partido resultó más discontinuo y con menos ritmo. Los hombres de Pouso mantenían el pulso y la concentración mientras la iniciativa local era estéril. La entrada de Thaylor prometía emociones fuertes y su velocidad pronto entró en escena. Su primer contacto con el balón acabó con un buen disparo cruzado para la acertada intervención de Company que volvió a lucirse ante el mismo protagonista en una gran jugada del atacante tras sortear a tres rivales.

El 0-2 parecía cercano porque el Arenas no inquietaba en sus tímidas aproximaciones. Solo la lesión de Reguilón ponía el dato negativo para una UDL solvente en todas las facetas, solo le faltaba la definición para cerrar el partido. Toda la emoción se reservó para el final.

El árbitro decretó un más que discutible penalti de Taylor sobre un jugador local y Natxo Matador puso de nuevo las tablas en el marcador. Lejos de venirse abajo los riojanos probaron fortuna yendo al ataque y su quinto córner, botado desde la izquierda por Chevi, encontró el cabezazo inapelable de Adrian León para certificar el primer triunfo a domicilio de la temporada.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate