El Correo

La Rioja perderá 16.000 habitantes en quince años si sigue la tendencia actual

Dos ancianos pasean por una plaza logroñesa; el número de centenarios crece progresivamente.
Dos ancianos pasean por una plaza logroñesa; el número de centenarios crece progresivamente. / E. C.
  • El estudio del INE sobre ‘Proyecciones de Población’ concluye que la región tendrá menos de 300.000 habitantes para 2030

La Rioja perderá población a razón de mil habitantes por año si siguen las tendencias actuales, según el estudio ‘Proyecciones de población 2016-2031’ publicado ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE). Los cálculos del informe apuntan a que la región bajará la barrera de los 300.000 habitantes en el plazo tres lustros: hoy somos 312.622 riojanos; dentro de quince años, habrá 296.790. Es decir, en quince años habrá perdido 15.831 ciudadanos (un 5,1%).

El descenso de población es mucho más acusado entre los hombres que entre las mujeres. Ellos serán 10.000 menos; ellas, solo 6.000. Para 2030, habrá 144.492 hombres frente a 152.298 mujeres. La diferencia poblacional entre ambos sexos no llega a hoy las 4.000 personas; dentro de quince años, se acercará a las 10.000.

El número anual de nacimientos también irá en regresión, según el estudio del INE. Si en la actualidad nacen en La Rioja 2.600 bebés al año, el número decrecerá a ritmo de doscientos cada cinco años, hasta quedar en menos de dos mil anuales (1.929, según el informe).

Más centenarios

La población riojana envejecerá también de forma notable y crecerá la esperanza de vida. De hecho, el número de defunciones en personas centenarias se multiplicará casi por tres. Si hoy fallecen 66 personas de 99 años hacia arriba, en tres lustros se acercarán casi a los doscientos (193) el número de decesos de personas que han cumplido un siglo de vida.

A nivel estatal, si se mantuvieran las tendencias demográficas actuales, España perdería algo más de medio millón de habitantes en los quince próximos años y 5,4 millones hasta 2066. De mantenerse la evolución demográfica observada, la pérdida de población se extendería a la mayoría de comunidades autónomas en los quince próximos años.

Los mayores descensos relativos se registrarían en Asturias (-11,1%), Castilla y León (-10,7%) y Galicia (-8,5%); y la población solo crecería en Madrid, Canarias, Baleares, Murcia y Cataluña y en las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla.

En términos absolutos, Madrid ganaría en esos quince años 331.453 habitantes, seguido de Canarias (120.284), Baleares (87.708), Murcia (19.635) y Cataluña (11.441), mientras que la pérdida más numerosa sería la de Castilla y León (262.068), por delante de Galicia (230.722).

De mantenerse las tendencias actuales, el saldo migratorio con el extranjero entre 2016 y 2030, en términos relativos a su tamaño, sería positivo en todas las comunidades autónomas, salvo en Murcia y La Rioja, además de en Melilla.

Temas

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate