El Correo

La Rioja ha atendido a 472 víctimas de violencia doméstica o de género durante 2016

Reunión de la comisión técnica del Observatorio de la Violencia de Género.
Reunión de la comisión técnica del Observatorio de la Violencia de Género. / EL CORREO
  • 76 mujeres han completado hasta la fecha un itinerario de inserción laboral y otras cinco han encontrado un empleo este año

Existen pocas –por no decir ninguna– formas de violencia más dolorosas para la víctima que las que se producen en el hogar. A los golpes y vejaciones se unen la fractura de la confianza y una sensación de vulnerabilidad que tarda más en recuperarse que las propias heridas.

Por ello, el Gobierno de La Rioja creó hace ya casi dos décadas, en 1999, la Oficina de Asistencia a las Víctimas (OAV), sin más objetivos que acompañar en todo el proceso administrativo a las personas que sufren cualquier tipo de violencia o delito, con especial atención a aquella que se produce en el ámbito doméstico o contra la mujer.

Por ella han pasado durante este año 644 personas, de las que 472 se corresponden con casos de violencia doméstica o de género. Catorce son los profesionales que trabajan para que todo el proceso judicial sea más llevadero para estas personas. Tres juristas, cuatro psicólogos, tres trabajadores sociales, otros tres administrativos y un técnico de inserción laboral desarrollan su labor de forma coordinada en las tres sedes con las que cuenta la OAV en La Rioja: en los juzgados de Haro y Calahorra y en la calle Muro de la Mata de Logroño.

Estos profesionales prestan una atención individualizada a las víctimas, pero también desarrollan terapias grupales de intervención. En concreto, existe una terapia específica para víctimas de violencia conyugal y otra especializada en los casos de violencia entre padres e hijos. El pasado año se puso en marcha un grupo terapéutico para personas que han sufrido daños en el hogar y otro –el ‘Proyecto Victoria’– para incentivar la autonomía persona de las mujeres que han atravesado un episodio de este tipo.

Pero, sin duda, uno de los mejores vehículos para que las víctimas de violencia doméstica puedan dejar atrás esa sensación de vulnerablidad es la inserción laboral. Para la Oficina de Asistencia a las Víctimas hallar un empleo a estas personas representa toda una prioridad y son varias las líneas de actuación desarrolladas para que, hasta la fecha, un total de 76 mujeres hayan completado un itinerario de inserción en el que se ha contactado con un 21 empresas de la Comunidad.

En lo que llevamos de año son ya cinco las mujeres que han accedido a un puesto de empleo a través de este proyecto, que cuenta con la inestimable colaboración del ‘Club de las Empresa Solidarias’, compuesto por 43 sociedades dispuestas a contribuir a que las víctimas de violencia machista puedan reconstruir sus vidas a partir de un nuevo empleo.

Mayor prevención

No obstante, siempre resulta más práctico ahondar en políticas de prevención de la violencia que en dar respuesta a las futuras víctimas y, por ello, el Observatorio de la Violencia de Género de La Rioja celebró ayer una reunión de su Comisión Técnica.

En ella se dio luz verde a la elaboración de un protocolo que marque pautas concretas para actuar ante posibles casos de trata de mujeres y niñas para su explotación sexual. El consejero de Políticas Sociales, Conrado Escobar, detallaba ayer que «el protocolo en el que se está trabajando va a seguir una perspectiva centrada en la protección y promoción de los derechos humanos, colocando a la posible víctima en el centro de todas las actuaciones, por encima de otros objetivos».

«Aunque en La Rioja no hemos tenido que atender hasta el momento ningún caso de este tipo de violencia, tenemos que estar preparados porque la lucha contra esta violencia requiere una estrategia integral que implica a distintas administraciones públicas e instituciones, así como a las organizaciones especializadas en la atención integral a las víctimas», agregó Escobar.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate