El Correo

Gamarra se declara «inconformista» hasta que los logroñeses encuentren trabajo

  • La alcaldesa se muestra «razonablemente satisfecha» por el trabajo realizado en estos dieciséis meses

Casi dos horas duró ayer la intervención de la alcaldesa, Cuca Gamarra, en el Debate del Estado de la Ciudad. Un discurso huérfano de grandes novedades, que probablemente la primera edil reservó para la sesión de hoy, pero en el que repasó prácticamente todas las intervenciones y proyectos en los que el Consistorio está inmerso.

Gamarra, que aseguró sentirse «razonablemente satisfecha» por el trabajo realizado en los primeros dieciséis meses de mandato, articuló su discurso, para «dar cuentas e informar de la situación municipal» en cuatro ejes diferentes: política social, política económica, sostenibilidad y modelo de gobernancia.

Aunque antes de entrar a tratar en profundizar esos puntos dejó claro que estos meses han estado marcados por tres condicionantes: una mayor presencia de fuerzas políticas en el Consistorio, una situación de Gobierno nacional en funciones y una recuperación económica «que se va consolidando».

En cuanto a políticas sociales, señaló que este es el quinto año consecutivo en el que han aumentado la partida presupuestaria destinada a programas sociales, en esta ocasión un 5,23%. «Hay dos fundamentos esenciales en nuestras políticas sociales: el apoyo a la familia como pilar básico de nuestra estructura social y la lucha contra la desigualad», afirmó la alcaldesa.

Como muestra de su apoyo a las familias anunció que la limitación por ingresos familiares a la hora de solicitar ayudas para la adquisición de material escolar pasará el año que viene de 8.000 a 9.000 euros.

En este punto Gamarra también hizo referencia al envejecimiento de la población, uno de los «grandes retos» a los que se enfrenta la sociedad y nuestra ciudad. Para las personas mayores avanzó que en el primer trimestre de 2017 abrirá un nuevo centro para la tercera edad en la zona centro, que se ubicará en la plaza de los Derechos Humanos (al lado de la estación de autobuses), que se sumará a los dos últimos abiertos en Yagüe y Valdegastea.

En cuanto a seguridad pública, Gamarra recordó que la tasas de criminalidad se ha reducido en la ciudad en diez puntos en los últimos cuatro años. «Hoy es una de las ciudades más seguras de España», aseguró.

Crecimiento económico

«Inconformista», así se definió la alcaldesa, que también aseguró que hará «todo los posible» para que los logroñeses tengan trabajo. Aunque es consciente de que el Ayuntamiento no puede alcanzar ese objetivo por «sí mismo», debe fomentar su colaboración con otras administraciones para generar «un ecosistema estimulante».

Para ello el Consistorio apunta a una política fiscal que promueva actividad económica, en la que han incorporado bonificaciones del 95% en el IBI para emprendedores durante los dos primero años; simplificar la administración, para lo que han creado un grupo de trabajo tal y como reflejaba el acuerdo de investidura; una política industrial, a través de la que poner suelo a disposición de las empresas; y fomentar la participación de empresas locales en los pliegos de contratación, «siempre respetando el principio básico de concurrencia competitiva».

Gamarra también dedicó un espacio de su intervención a los emprendedores, «los responsables en buena medida de la recuperación económica», a los que recordó que tienen a disposición 600.000 euros en forma de recursos «para facilitar materialización de sus proyectos.

Según los datos municipales, este años se han concedido ayudas a 95 empresas por un importe global de 229.000 euros.

En cuanto a otros dos «sectores esenciales» el turismo y el comercio, la alcaldesa insistió que en agosto registró un total de 36.080 viajeros y 62.651 pernoctaciones. Unas cifras nunca que nunca antes se habían alcanzado en un mes como el pasado agosto, «el más agitado, más populosos de la historia del turismo logroñés».

Para el comercio, un sector que «ha sufrido un notable impacto durante los años de crisis económica», anunció un plan integral del comercio cuya primera actividad será la elaboración de dos estudios «que permitan conocer de primera mano cuáles son las necesidades del sector». Los resultados de dichas actuaciones estarán disponibles a finales de año.

También tuvo la alcaldesa palabras para uno de los ‘dolores de cabeza’ de este mandato, el Centro Cultural del Rioja. Del CCR, que continúa cerrado y por el que el equipo de Gobierno se ha llevado varias reprimendas de la oposición, señaló que juega un papel «fundamental» en la «vitalidad urbana» de Logroño Centro y que para su buen funcionamiento se tomarán las decisiones necesarias con todos los grupos municipales con el fin de que sea el centro del impulso de la cultura del vino.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate