El Correo

Siete de cada diez contratos eventuales en La Rioja duran menos de un mes

Miembros de CC OO celebraron una concentración con motivo de la Jornada Mundial por el Trabajo Decente.
Miembros de CC OO celebraron una concentración con motivo de la Jornada Mundial por el Trabajo Decente. / Sonia Tercero
  • UGT denuncia con datos la precariedad del mercado laboral riojano en la jornada mundial por el Trabajo Decente celebrada ayer

La radiografía del mercado laboral riojano realizada por UGT emergió ayer por encima de los actos programados para la Jornada Mundial por el Trabajo Decente. La rotación y el abuso de la contratación temporal marcan la reflexión realizada con los datos oficiales en la mano: «La Rioja continúa siendo un claro ejemplo cuantificable de precariedad laboral», esta es la conclusión del sindicato a la vista de las cifras.

En ocho meses de 2016, en la región se han registrado 110.838 contratos. De ellos, solo el 6,7% fueron indefinidos. Y, de todos ellos, incluyendo fijos y temporales, la mitad no superó el mes de duración.

Ocho de cada diez corresponden a las modalidades de ‘obra o servicio’ y ‘eventual por circunstancias de producción’. En el caso de estos últimos, de los 52.974 firmados hasta agosto (incluido), el 76,3% no duró treinta días, según la estadística del Servicio de Empleo Estatal que maneja UGT.

Pero el sindicato va más allá: «Es más, aunque la estadística no profundiza hasta ese punto, estamos en condiciones de asegurar que más de la mitad de estas contrataciones no superaron ni siquiera la semana de duración».

Menor remuneración

Con todo, la precariedad laboral no solo puede idenficarse con la duración del contrato, sino con el tipo de jornada efectuada. Y en este ámbito, UGT alude al «preocupante ascenso de las jornadas por horas en los contratos indefinidos». De hecho, los datos apuntan a que hasta el mes de septiembre, el 40% de los rubricados en La Rioja tenían como objetivo cubrir una joranada parcial, por horas, «lo que conlleva inevitablemente a una menor remuneración salarial».

Según el sindicato se está generalizando la figura del ‘trabajador pobre’, «que aunque cuenta con un empleo estable no llega a fin de mes, una situación muy preocupante, que incide en el aumento de la exclusión, el riesgo de pobreza y las desigualdades». Con las mujeres como principales damnificadas, ya que copan la mayoría (un 65%) de las jornadas por horas, con menor paga y con evidentes consecuencias en su jubilación y su paro.

Faciaben: «Una lucha global»

CC OO, por su parte, trajo a La Rioja a la secretaria de Internacional y Cooperación, Cristina Faciaben, quien aseguró que «la lucha por el trabajo decente debe ser global» porque «la vulneración de los derechos laborales y la precariedad laboral es un fenómeno que se da en todo el mundo, en diferente medida».

Faciaben destacó que es necesario «seguir luchando para que el trabajo vuelva a ser un elemento central de la sociedad» para que «los trabajadores tengan reconocidos sus derechos». Unos derechos que «se vulneran diariamente» ya que «se coarta la libertad al derecho de huelga» o se firman «contratos de poca duración que condenan a millones de personas con trabajo a la pobreza».

Se trata de «una precarización o indecencia del trabajo» que se debe combatir ya que «el hecho de que se pongan en marcha tratados del libre comercio, como el TTIP Y CETA que son generadores de precariedad por sí mismos, tampoco ayudan».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate