El Correo

La UNIR inaugura un nuevo edificio inteligente que acogerá a sus gestores y directivos

Vázquez acompaña a Ceniceros y Gamarra en una visita a las instalaciones que ayer estrenó la UNIR y que ya estaban en funcionamiento.
Vázquez acompaña a Ceniceros y Gamarra en una visita a las instalaciones que ayer estrenó la UNIR y que ya estaban en funcionamiento. / Javier Goicoechea
  • Lo que en su día fue Fernández Mueblistas se ha convertido en un moderno complejo con muchas comodidades para los trabajadores

La Universidad Internacional de La Rioja inauguró ayer el edificio que será la sede definitiva de la universidad online en nuestra comunidad. El edificio, anteriormente ocupado por la empresa Fernández Mueblistas, cuenta con cerca de 5.200 metros cuadrados distribuidos en una planta baja y cinco pisos. Además dispone de un avanzado sistema de domótica que lo convierte en un edificio inteligente y que permite comodidades como regular prácticamente la temperatura de cada una de las mesas de trabajo.

Cabe mencionar que el edificio está pensado para los trabajadores que se encargan de la administración y gestión, y no para los alumnos, ya que la UNIR es una universidad a distancia, por lo que estudiantes y profesores utilizan internet para asistir e impartir las clases.

Tal como señaló el vicerrector de Desarrollo Académico de la UNIR, Pedro Serna, este edificio –en el que han invertido 4,5 millones de euros y que ha tenido un proceso de construcción de un año y medio– «es una muestra del compromiso y permanencia» en nuestra región. «Queremos crecer en Logroño», afirmó Serna.

En él se centralizarán todos los departamentos que hasta ahora estaban repartidos por distintos locales de Logroño, salvo un pequeño inmueble en la calle Múgica que utilizarán como deposito de libros y a sala de lectura.

«El edificio supone que podamos trabajar mejor y más eficazmente, y ha eliminado los inconvenientes que suponía estar dividido en distintas oficinas», explicó el rector de la UNIR, José María Vázquez, que también aseguró que un mejor funcionamiento interno repercutirá positivamente en los alumnos.

En el encuentro informativo que mantuvieron ayer los responsables de la UNIR con los medios de comunicación también estuvieron las dos arquitectas que han dirigido la remodelación del antiguo edificio de Fernández Mueblistas, Montse Arrufat y Mónica Farrán.

Ambas coincidieron en que el proyecto de reconvertir un edificio «relativamente emblemático» les pareció «interesante» desde el primer momento.

Según explicaron, la construcción –en la que se ha utilizado la estructura del anterior edificio– se basó en sacar el mayor aprovechamiento de la luz solar, por lo que se ha tendio en cuenta la orientación de las fachadas, pensando también en optimizar el consumo de energía.

De esta forma diseñaron una cubierta a través de una estructura de lamas para proteger la fachada sur del impacto directo de los rayos del sol, mientras que la fachada norte tiene un diseño mucho más cerrado.

«Se pensó mucho desde el punto de vista del trabajador», explicó Arrufat, que también se centró en detallar el funcionamiento de la domótica que lo convierte en un edificio inteligente. Y es que la nueva sede acoge a casi 400 empleados. Las herramientas que los trabajadores pueden controlar –como luminosidad o temperatura– están muy sectorizadas para que cada área tenga las mejores condiciones y cada una sea independiente.

El edificio cuenta con un BMS (Building Managemed System) que lo dota con funcionalidades avanzadas como; una gestión global y centralizada, es decir, que desde cualquier ordenador se puedan controlar todas las instalaciones del edificio; o la gestión de luz diurna, lo que significa que puede regular el nivel óptimo de luz necesaria para el confort visual, una vez establecido, a través de las luminarias que varían su intensidad según la luz natural que entra por las ventanas.

También explicaron que el control del consumo energético está totalmente sectorizado y controlado con el fin de reducir gastos innecesarios, el sistema está basado en una red de contadores que proporcionan gráficas, comparativas y demás herramientas que ayudan a analizar si el funcionamiento es correcto.

La UNIR inicia un nuevo curso con 27.459 alumnos matriculados en alguna de sus 61 ofertas educativas, que incluyen quince grados, 45 másteres y un doctorado.

Desde la universidad, tal como explicó ayer el vicerrector de Desarrollo Académico de la UNIR, Pedro Serna, están apostando por la alta especialización. Por ello ofrecen en el ámbito del Derecho, por ejemplo, titulaciones como un máster en Protección de datos u otro centrado en la Tributación internacional.

Como novedades, este año han incorporado un postgrado en Dirección y Administración de empresas que se imparte totalmente en inglés. «Aunque nuestra estrategia apunta a consolidarnos como principal universidad en lengua castellana del mundo, también hemos llevado a cabo esta pequeña incursión en el mundo de habla inglesa», explicó.

Aunque, inglés aparte, como contó el rector de la UNIR, José María Vázquez, «las principales novedades son algunos másters oficiales del ámbito de ciencias de la salud y también la incorporación de algunos dobles grados, uno de ellos es el de Derecho y Criminología».

Respecto a los objetivos de la entidad en América Latina, de dónde proceden muchos de sus alumnos, Vázquez afirmó que quieren consolidar su presencia en algunas naciones que están centrando su atención en la UNIR. Este año se han matriculado un varios centenares de estudiantes de Ecuador en la oferta de máster», especificó.

Por sus planes también pasa instaurar una universidad con personalidad jurídica colombiana para poder impartir licenciaturas. «El éxito de los másteres ha sido muy amplio pero para impartir carreras de primer ciclo necesitamos ser una universidad de allí. El modelo a seguir sería igual al que tenemos en México».

Ante la idea de aterrizar en más países iberoamericanos, la UNIR también está valorando ofrecer alguna formación de manera presencial, ya que por la legislación de estos países así lo demanda para reconocer determinadas titulaciones.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate