El rector pide mayor financiación al Gobierno regional en la inauguración del curso de la UR

Julio Rubio y José Ignacio Ceniceros se dirigen al salón de actos de la universidad./
Julio Rubio y José Ignacio Ceniceros se dirigen al salón de actos de la universidad.

Ceniceros se compromete a aumentar el número de becas para investigadores riojanos y extranjeros

DIEGO SACRISTÁN

Aunque las clases universitarias empezaron el 15 de septiembre, la apertura del Curso Académico 2016-2017 de la Universidad de La Rioja (UR) tuvo que esperar hasta el día de ayer. La ceremonia de este año que coincide con el 25 aniversario de la creación de la Universidad fue la primera como rector para Julio Rubio, que pronunció un discurso marcado por los cambios impulsados por su equipo y la petición de mayor financiación al Gobierno de La Rioja.

Rubio hizo referencia a los «esfuerzos salariales» que han pedido a los puestos de alta dirección como respuesta a las «limitaciones económicas» con las que cuentan. Un ajuste que, junto con la reestructuración de la gerencia y de las fundaciones, responde a un intento de optimizar los recursos para «conseguir hacer más» con las mismas herramientas.

«La reutilización de recursos, incluso los voluntariosos esfuerzos personales, tienen un límite», señaló antes de pedir al Gobierno «no solo más financiación, sino también flexibilidad en la gestión económica, siempre dentro de lo que permita la estabilidad presupuestaria».

Una solicitud tras la que Rubio recordó que la partida de infraestructuras de la Universidad fue la que «más sufrió los recortes» y a la que no pueden seguir derivando recursos de otras fuentes.

Por otra parte, el rector recordó varias actuaciones que se encuentran pendientes, como la ampliación de la biblioteca. Aunque el mayor hincapié lo hizo en la remodelación del Edificio Vives y su entorno urbanístico. «Necesitaremos para ello la complicidad tanto del Gobierno de La Rioja como del Ayuntamiento de Logroño», apuntó aprovechando que en la ceremonia también se encontraban el presidente de La Rioja, José Ignacio Ceniceros, y la alcaldesa de Logroño, Cuca Gamarra.

En cuanto al Ayuntamiento, Rubio aseguró que han establecido conversaciones para abordar una reforma urbanística de una parte del campus cercana al Edificio Vives, que incluiría un vial que una el Edificio de Filologías con el Complejo Científico Tecnológico. «Así podríamos mejorar carencias de accesibilidad, promover la movilidad sostenible y facilitar el uso de la bicicleta en la zona este de la ciudad», explicó.

4.573 alumnos se matricularon en la UR el curso pasado

El año pasado 4.573 alumnos se matricularon en los 19 grados y diferentes estudios de postgrado los que ofrece la Universidad de La Rioja. Un dato obtenido de la memoria anual de la UR, que fue presentada ayer en la apertura del curso académico 2016-2017 por el secretario general, Javier García Turza.

La memoria también arroja que el curso pasado se otorgaron 1.200 ayudas al estudio, así como que 200 estudiantes extranjeros cursaron sus estudios en la UR, mientras que 150 alumnos riojanos participaron en programas de intercambio con universidades extranjeras.

Durante el curso pasado se defendieron 44 tesis doctorales, procedentes de las nueve líneas doctorales con las que actualmente cuenta la universidad.

Por último, el presupuesto del anterior ejercicio ascendió a 41,8 millones de euros.

Según las palabras del rector, el edificio en sí necesita «ser repensado desde el punto de vista de la accesibilidad, de la sostenibilidad y de la eficiencia energética». Desde el equipo que lidera quieren que se convierta en un proyecto singular que, con financiación específica del Gobierno de La Rioja, «sea una pequeña muestra de cómo queremos diseñar nuestra universidad para los próximos veinticinco años: accesible, abierta a la ciudad, sostenible, con una gestión transparente y, siempre contando la colaboración del resto de las instituciones públicas, al servicio de toda la sociedad».

Gestión del cambio

Respecto a los cambios introducidos por el equipo rectoral, que tomó el cargo hace cuatro años, Rubio quiso dejar claro que han huido del «cambio por el cambio y de aplicar ideas fantasiosas». Aseguró que han apostado por el «cambio sin cambio normativo», que no es otra cosa que modificar los modos de funcionamiento, más que las normas que lo regulan. Aunque también afirmó que este cambio «trae una promesa de mayor agilidad, pero no de menor esfuerzo».

Las palabras del rector encontraron respuesta en la intervención de José Ignacio Ceniceros, que recordó el compromiso que el Gobierno tiene con la Universidad refiriéndose al nuevo plan de financiación plurianual 2016-2019 que incluye un incremento anual del 2%.

Ceniceros señaló que han fortalecido la línea investigadores, a través de un convenio, dotado con 560.000 euros para «impulsar e incentivar la formación y especialización de los investigadores», así como que han mantenido la congelación de las tasas universitarias por tercer año consecutivo.

Además aprovechó la fecha del 25 aniversario para anunciar que intensificará la colaboración del gobierno en materia de internacionalización, tanto académica como científica mediante el refuerzo de los programas de becas internacionales de investigación, dirigidas a investigadores riojanos y extranjeros, y a través de «la mejor base de datos de contenidos científicos del mundo» en lengua española: Dialnet.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos