El Correo

El Cid triunfa con un toro de vuelta al ruedo

El 98% de la plaza pidió el indulto para el ‘victorino’ premiado, a lo que se negó el presidente
El 98% de la plaza pidió el indulto para el ‘victorino’ premiado, a lo que se negó el presidente / EFE
  • Muy poco público en la plaza, en una tarde en que todos los toros recibieron como mínimo dos varas

La primera de feria tuvo muchas teclas que tocar, empezando por la escasa asistencia. Comentan los enterados que es culpa de la falta de renovación juvenil ¡Hay que ser torpes! En un momento que los jóvenes están pillados por la mendicidad laboral y el precariado es la nueva clase social. El tema clave de la tarde fue la petición de indulto de ‘Planteadito’, segundo victorino. Repitió templado, recibió dos varas, tuvo fijeza, humilló codicioso, regaló bondad encastada y duró una eternidad. La inmensa mayoría del público pidió el indulto. Si se lo dan no pasa nada y hoy habría titulares nacionales de la feria de Logroño y beneficio para la fiesta. Con tantas veces que se aumenta el merecimiento de los toreros con premios... alguna vez debe tocar a los toros. El bóvido perfecto es imposible. Inevitables hubieran sido dos comentarios: unos que la plaza es de chuflas y otros que el presidente es muy torero. Estos conceptos se revolverán a placer. Lo cierto es que le tocaron palmas una docena y le abroncó el resto de la plaza.

El Cid estuvo soberbio con el toro. En mil tandas por ambos lados, hubo firmeza llevando con mano baja, embraguetado y templando despacioso hasta casi parar al toro. Al natural hilvanó pases de precioso trazo parando el tiempo. Utilizó poco espacio y además de los de pecho abrochó las series con trincheras, del desprecio, de la firma, faroles y molinetes a tiempo y con naturalidad. El público se entregó como no se recordaba. Fue El Cid grande.

Muy importante la faena al quinto, un pájaro difícil. Empezó con pasecitos defensivos y de tanteo, incluso picoteros, ayudados, con desarme y precaución, y acabó con fajos por ambos lados que relacionó con dominio y hasta desplantes. El público entregado y sensible entendió la disposición teniendo segura la puerta grande y un toro que tiraba puñetazos. Desastre a espadas.

Curro Díaz se presentó sorteando a Baratero, gran toro. Recibió veroniqueando de a diario y tras derechazos precautorios fue a más atemperando e hilvanando a derechas. Con la de torear anduvo gustoso en los remates con trincheras y de la firma después de pasajes de buena expresión pero sin centrar la muleta y recorriendo el ruedo. Da gusto verlo. Final con enganchones y estocada caída. En el cuarto trasteó lidiando y los derechazos fueron salteados, despegado, desplazando y con paseo incluido. Pocos naturales y sin estampa guapa.

Paco Ureña tuvo algunos pasajes en los que parecía estar más colgado que un jamón. Sorteó el peor lote. El tercero, amuermado, gazapón y falso. El sexto, fue y vino sin nada que decir, humillar o emplearse. Con uno tuvo varios desarmes y trató de torear por ambos lados lo que consiguió con pasajes normales. Expuso más de lo que merecía el toro. Fatal a espadas. Con el otro estuvo bien pero sin lucimiento. Hubo dos tandas por el derecho con firmeza y buen corte torero y escenas al natural que merecieron más atención aunque perdiera pasos el murciano. Pero el público estuvo frío, casi no echó cuenta y ya se había ‘ido’ de la tarde después del ‘desengaño’ en el segundo y los deslucidos hermanos que le siguieron. Lo mató de buena estocada.

La tarde tuvo dos protagonistas señalados: el toro ‘Planteadito’ y el torero El Cid. Los dos protagonistas de la fiesta con el público que la mantiene. Ningún artista, ni torero ejerce sin dinero. Al público, que llaman soberano y no lo es, pero sí respetable, no se ha hecho ni puto caso. Con la ilusión que ha puesto y lo que ayudó El Cid. La gente no siempre, casi nunca, tiene razón. Pero ayer la tuvo en una mayoría de su decisión y hubiera sido fácil dársela sin desentonar. Hubiera animado el ambiente para días sucesivos. Es mi humilde opinión ¿O no?

Garrido, por Roca Rey

La corrida del martes, televisada por Movistar, tendrá en el cartel a José Garrido triunfador en Salamanca, en sustitución de Roca Rey, que ha cortado la temporada. Los toros son de Jandilla y completan el cartel Hermoso de Mendoza, con toros de Los Espartales, y López Simón.

Temas