El Correo

Tres detenidos por comercializar con vinos de Rioja de forma fraudulenta

Algunas de las 20 cajas de vino y las 1.326 botellas intervenidas por la Guardia Civil.
Algunas de las 20 cajas de vino y las 1.326 botellas intervenidas por la Guardia Civil. / M. del interior
  • Son un bodeguero de Entrena y otro de Oyón, y un empresario catalán, a los que se les ocupó 50.000 etiquetas y más de 1.300 botellas

La Guardia Civil ha detenido a dos bodegueros, uno alavés y otro riojano, y a un empresario de Vilassar de Mar (Barcelona) por –presuntamente– comercializar vino internacionalmente utilizando de manera irregular la Denominación de Origen Calificada de La Rioja.

Según informó ayer el instituto armado en una nota, vendían botellas con los nombres ‘La Bella Fernanda’, ‘6 Sombreros’, ‘6 Sombreros colección’ y ‘Lampiño’, en tiendas y por internet, careciendo de la contraetiqueta o precinto de garantía de la denominación.

La operación se abrió en julio a raíz de una denuncia del Consejo Regulador de la DOCa Rioja al detectar en España, Canadá y Estados Unidos la venta al público de vino sin la garantía de pertenencia a esta denominación.

Los investigadores identificaron como presuntos implicados al bodeguero alavés y al empresario catalán, que mantenían una relación comercial desde 2010.

Durante este tiempo, ambos habían introducido en el mercado nacional e internacional los mencionados vinos, en todas sus variantes de embotellado, utilizando para ello de manera sistemática y fraudulenta el nombre protegido Rioja, según la Guardia Civil.

El empresario también contaba con la ayuda del otro productor de vino de la localidad riojana de Entrena para introducir en el mercado la marca de vino fraudulenta denominada ‘Lampiño’.

El empresario adquiría las botellas de vino de las distintas marcas a los bodegueros con las etiquetas delanteras y posteriormente les añadía la etiqueta trasera con el número de embotellador del bodeguero alavés y el sello del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Calificada Rioja sin estar autorizado para ello.

Comercializaba el vino entre sus clientes entre las que hay tiendas de venta de bebidas físicas y online, abasteciendo a numerosos consumidores de España, Europa y países extracomunitarios.

La Guardia Civil realizó registros en Vilassar de Mar (Barcelona), Entrena y Oyón (Álava) e intervinieron 50.000 etiquetas, 20 cajas de vino de diferentes marcas citadas, 1.392 botellas, tres barricas, máquinas etiquetadoras, miles de cápsulas de precinto, varios miles de corchos, dos palets de cajas de embalaje, equipos informáticos y numerosa documentación sobre transacciones comerciales a nivel nacional e internacional.

La policía está analizando la documentación y material intervenido en los registros para poder cuantificar la cantidad de vino comercializada de manera ilícita y el beneficio económico obtenido por los detenidos.