El Correo

La Policía detiene a cuatro guardias civiles que robaban droga a los narcotraficantes

Efectos de los que se incautaron los agentes durante el transcurso de la operación policial.
Efectos de los que se incautaron los agentes durante el transcurso de la operación policial. / Ministerio del interior
  • En la operación, dirigida desde La Rioja y A Coruña, fueron arrestados dos empresarios y un vigilante de seguridad

El Cuerpo Nacional de Policía detuvo el pasado sábado a los siete integrantes de un grupo dedicado a asaltar a narcotraficantes para robarles la mercancía. Entre ellos se encuentran cuatro guardias civiles (dos en activo y otros dos en la reserva), un vigilante de seguridad y dos empresarios con negocios en Logroño e Ibiza. Todos se encuentran desde el lunes en la prisión de la capital riojana, después de que así lo decretase el Juzgado de Instrucción número 2 de la ciudad.

Cinco de los detenidos fueron interceptados en una venta de Casabermeja, a las afueras de Málaga, cuando iniciaban el camino de vuelta a La Rioja tras asaltar (‘dar un vuelco’, en el argot policial) a un grupo de narcotraficantes magrebíes en Marbella. Los investigadores sospechan que a su llegada a la región los arrestados intentarían distribuir la mercancía en el territorio mediante distintos traficantes locales.

En el momento de la detención los agentes hallaron en el interior del vehículo 69 kilos de bellotas de hachís, mientras que en el desarrollo de cuatro registros domiciliarios (tres de ellos, en Logroño) la Policía se incautó de distintas armas de fuego –solo una de ellas era la reglamentaria de la Guardia Civil–, chalecos antibalas, uniformes del instituto armado, una cantidad indeterminada de anabolizantes prohibidos, cuatro turismos y una motocicleta.

El arresto es fruto de una operación dirigida por la Jefatura Superior de Policía de La Rioja, en colaboración con agentes de A Coruña, que inició las pesquisas tras constatar que dos personas habían contactado en repetidas ocasiones con un ciudadano marroquí para realizar una importante compra de droga en la Costa del Sol.

Los agentes de la Brigada de Policía Judicial supieron del desplazamiento hacia la zona de varios miembros del grupo investigado. Dos de ellos simularon efectuar la compra a los narcotraficantes magrebíes y los otros cinco irrumpieron en el momento del intercambio simulando ser guardias civiles de servicio, armados y equipados con placas identificativas, chalecos antibalas y camisetas de la Benemérita. Después de robarles la droga, los arrestados maniataron a los narcotraficantes y los abandonaron en un descampado.

Poco después de interceptar a cinco de los integrantes del grupo, la Policía detuvo a las otras dos personas en Guarromán (Jaén) y Logroño. En el desarrollo de los registros en sus viviendas los agentes localizaron anabolizantes ilegales, pistolas, una escopeta ‘Remington’, chalecos antibalas y antitrauma; chalecos reflectantes con el anagrama de la Guardia Civil, placas identificativas, guantes, pasamontañas, equipos de transmisión, trece teléfonos móviles; defensas extensibles, puñales y grilletes, además de cuatro turismos y una motocicleta.

El delegado del Gobierno en La Rioja, Alberto Bretón, felicitó al jefe superior de Policía en La Rioja, Pedro Mélida, por la detención de este «peligroso grupo de delincuentes». En él, dijo Bretón, se encontraban «personas que carecen de la dignidad necesaria para vestir el uniforme de la Guardia Civil».

Penas de veinte años

Los cargos que se le imputan a los detenidos incluyen el delito de tráfico de drogas, pertenencia a organización criminal, robo con violencia, detención ilegal, tenencia ilícita de armas, así como usurpación de funciones públicas. «La Fiscalía valora solicitar penas de en torno a veinte años de prisión para cada uno de los detenidos», especificó el delegado del Gobierno.

Sin precisar el momento exacto, Pedro Mélida reveló que las pesquisas se iniciaron «hace bastante tiempo» en la jefatura de Policía que él dirige, al tiempo que la de A Coruña mantenía abierta otra similar que finalmente resultó estar conectada al mismo caso.