El Correo

Logroño intensificará la vigilancia para evitar agresiones sexistas en San Mateo

Gonzalo Peña, María Luisa Alonso, Miguel Sáinz, Paloma Corres, Beatriz Arraiz y Rubén Antoñanzas en la presentación de la campaña ‘¿Entiendes cuando digo NO?’.
Gonzalo Peña, María Luisa Alonso, Miguel Sáinz, Paloma Corres, Beatriz Arraiz y Rubén Antoñanzas en la presentación de la campaña ‘¿Entiendes cuando digo NO?’. / E. C.
  • La medida forma parte de la campaña ‘¿Entiendes cuando digo NO?’, con la que el Ayuntamiento quiere erradicar estos actos

El pasado lunes una plataforma de iniciativa ciudadana lanzaba la campaña contra las agresiones sexistas durante las Fiestas de la Vendimia, ayer fue el turno del Ayuntamiento de Logroño la suya. Una campaña diferente pero con el mismo motivo, concienciar a la ciudadanía para acabar con este tipo de ataques.

Ningún grupo municipal faltó a la cita. En medio, dos portavoces del equipo de gobierno, el concejal de Festejos y Seguridad Ciudadana, Miguel Sáinz, y la edil de Familia e Igualdad de Oportunidades, Paloma Corres, presidían el acto. A la izquierda los representantes de los grupos más nuevos en el Ayuntamiento, María Luisa Alonso por Ciudadanos y Gonzalo Peña por Cambia Logroño. A la derecha, lo que hace un tiempo era una alianza que gobernaba la ciudad, Beatriz Arraiz representaba al Partido Socialista y Rubén Antoñanzas al PR+. Distintas ideologías, diferentes maneras de entender la política pero todos unidos por una meta común: que se acaben las agresiones sexistas en las fiestas.

La campaña –que ha sido lanzada bajo el eslogan ‘¿Entiendes cuando digo NO?’– está dirigida a todos los logroñeses aunque, principalmente, a los jóvenes de 13 a 35 años. Además se difundirá a través de dos de las principales redes sociales, Facebook y Twitter. Para la edil de Igualdad de Oportunidades, se han elegido estas vías de comunicación porque son «una herramienta fundamental en la actualidad y especialmente entre los jóvenes». Además, la campaña se distribuirá en la página institucional, Logroño.es y en una página destinada de forma específica a jóvenes: ‘info.lojoven.es’.

Por otra parte, la campaña contará con el reparto de 1.000 carteles en establecimientos hosteleros.

En cuanto a la seguridad, según informó , más de doscientos agentes de Policía Local estarán destinados a garantizar la seguridad de la ciudadanía prestando especial atención en las zonas que puedan resultar más sensibles.

Además, recordó que todas aquellas personas que sean víctimas de una situación de este tipo o, simplemente, que lo presencien, pueden llamar al teléfono 900 101 555. Este número pertenece al Servicio de Urgencias Sociales y se trata de un recurso de primer nivel de atención que ofrece servicio durante veinticuatro horas.

En cuanto a la elección del eslogan de la campaña, la edil Corres justificó que tiene que ver con la perspectiva de la libertad y la decisión propia. También añadió que «cuando una mujer dice ‘no’, no debe existir ningún tipo de duda. No es no y punto».

Por su parte, la portavoz del PSOE, Beatriz Arraiz consideró que «estas actitudes son denigrantes para la dignidad de las mujeres y perjudican a la imagen de los sanmateos y la ciudad». Por este motivo, Arraiz invitó a todos los participantes y sectores implicados a ser «extremadamente cuidadosos» para rechazar y evitar estas actitudes machistas.

El portavoz del PR+, Rubén Antoñanzas fue más incisivo en el papel fundamental de la educación en este aspecto. «Cuando se agrede a una mujer, nos hacen daño a todos. Por eso es importante la educación a nuestros niños desde el hogar y posteriormente en el ámbito educativo».

El grupo municipal Ciudadanos, con María Luisa Alonso como portavoz, se centró en el respeto. Según Alonso «las fiestas se deben vivir desde el respeto» y, además, recordó que ni el alcohol ni las drogas sirven como justificante de estos actos.

Finalmente, el grupo Cambia Logroño mostró su apoyo indudable a la campaña pero su portavoz, Gonzalo Peña, fue un poco más crítico al indicar que «esta campaña se debería haber realizado con mayor planificación y haber contado más con los grupos de la oposición y colectivos implicados para su realización».

Dos campañas diferentes y complementarias luchan por un bien común: acabar con la lacra que suponen las agresiones sexistas como la que se denunció el pasado año. Pese a ello, cabe recordar que el trabajo de condenar este tipo de actos es de todos.