El Correo

La estación de autobuses se licitará este año y costará «cinco o seis millones» al Consistorio

Sainz, Gamarra y Sáez, durante la sesión plenaria extraordinaria celebrada ayer en el Ayuntamiento logroñés.
Sainz, Gamarra y Sáez, durante la sesión plenaria extraordinaria celebrada ayer en el Ayuntamiento logroñés. / JUSTO RODRÍGUEZ
  • PP, PSOE y C’s unen sus votos para sacar adelante el proyecto de la terminal durante un pleno monográfico sobre el soterramiento

El pleno del Ayuntamiento de Logroño aprobó ayer el proyecto de construcción de la nueva estación de autobuses, que supondrá finalmente para el Consistorio un gasto de «entre cinco y seis millones», según la estimación del concejal de Desarrollo Urbano, Pedro Sáez Rojo. En el transcurso de la sesión, la alcaldesa, Cuca Gamarra, garantizó que el proyecto de construcción de esta infraestructura estará licitado antes de fin de año.

El visto bueno al proyecto se adoptó con los votos favorables de PP, C’s y PSOE y la oposición de Cambia y PR+ en una sesión monográfica sobre la integración del ferrocarril que deparó también cruce de reproches entre los distintos grupos políticos a la hora de abordar cuestiones como el futuro del túnel de Vara de Rey o la refinanciación del crédito del soterramiento.

Si bien todos los grupos coincidieron en la «necesidad» de contar con una nueva estación, pronto surgieron las discrepancias en el cómo o por cuánto. Por parte del PP, Sáez Rojo insistió en que se trata de «una infraestructura moderna, adaptada a las necesidades y que la ciudad puede permitirse abordar». El portavoz de C’s, Julián San Martín, opinó que el Ayuntamiento «no debe cometer más errores de megaconstrucciones», pero justificó el apoyo de su grupo a la propuesta en que el proyecto quedó «atado y bien atado» en legislaturas anteriores.

Cargó contra San Martín el regionalista Rubén Antoñanzas, que se consideró «absolutamente engañado» por C’s, que a su juicio forma parte del «tripartito que gobierna esta ciudad» junto al PP «y a la banca». Antoñanzas recordó que C’s propuso en su día una estación «de no más de tres millones» y ahora respalda una estación «de casi 24 millones». La alternativa del PR+ para la estación es construir un andén cubierto, aprovechando la actual estación ferroviaria también para autobuses.

También el líder de Cambia Logroño, Gonzalo Peña, acusó a los miembros de Ciudadanos de tener un acuerdo de Gobierno «de facto» con el PP. Con respecto a la estación, Peña consideró que, «con ese coste, podría ser una estación espacial» y reprochó al Ejecutivo que «prioriza los megaproyectos por encima de las personas».

Por su parte, la socialista Beatriz Arraiz indicó que el PSOE dejó en su día un convenio firmado que suponía una aportación máxima para el Ayuntamiento de seis millones de euros y afeó a Gamarra que prometiera una inversión municipal «de cuatro millones» cuando la memoria económica aprobada esta semana por el propio Ejecutivo cifra el coste de licitación de la estación en casi 24 millones, de los que al Consistorio corresponderían «6,5 más el 25% por formar parte de la Sociedad de Integración del Ferrocarril». En total, 11.476.314 euros, recalcó.

Sáez Rojo respondió subrayando que, efectivamente, el proyecto en su conjunto tendrá un coste de licitación de 23,9 millones, de los que, inicialmente, el Ayuntamiento debe asumir 13,4, con el compromiso de que el Gobierno regional pagará la mitad de ese coste. Así, corresponderían al Consistorio seis o siete millones, si bien Sáez Rojo reiteró que la previsión de desembolso municipal final se mueve «entre los cinco y los seis millones».

Cerró el debate la alcaldesa, que aseguró que el proyecto de estación es «realista, viable y lo podemos asumir». «Ha costado mucho esfuerzo abaratar el coste en torno a seis millones de euros», recalcó Gamarra, que también hizo hincapié en que el soterramiento es «el proyecto más ambicioso» de la ciudad desde hace décadas y se felicitó por el hecho de seguir adelante con él cuando la crisis «podría haber paralizado esta gran actuación».

Refinanciación

Otro de los puntos centrales del debate vino con la propuesta de PP y C’s para modificar las condiciones del préstamo refinanciado por la Sociedad ‘Logroño Integración del Ferrocarril’ (LIF 2002) en julio de 2014. Julián San Martín detalló que se ha demandado a LIF una rebaja de tipos de interés y una ampliación del plazo de devolución. Concretamente, estimó que una rebaja del tipo del 3,5% al 1,5% supondría reducir la deuda municipal «en seis u ocho millones» en los seis años de amortización del préstamo.

Eso sí, el portavoz de C’s apeló a buscar «la mejor solución financiera» en el Ayuntamiento para afrontar el pago del crédito. Y apuntó a que el Consistorio recuperará «como mucho un 40 o 50%» de lo que ha costado el soterramiento, una vez que se vendan los terrenos.

El resto de grupos cargó contra el acuerdo inicial de refinanciación del préstamo. Para el PR+, es algo «absolutamente lesivo para los intereses de Logroño. «Si hubiera sido su dinero, nadie habría firmado ese crédito», espetó Antoñanzas a los miembros del Ejecutivo. Cambia Logroño lamentó que el soterramiento «va a terminar siendo un saco sin fondo». «Van a dejar el socavón más grande de deuda para este Ayuntamiento», manifestó Peña, que insistió en que su grupo pedirá una auditoría sobre este tema.

El PSOE también valoró el crédito como «una trampa que hipoteca a este Ayuntamiento» y reclamó un plazo más amplio de devolución del préstamo y que las entidades financieras asuman «el riesgo del suelo» junto a las instituciones.

La alcaldesa replicó que el acuerdo de refinanciación tiene un planteamiento «sensato» y «garantiza renegociar siempre que haya planteamientos financieros mejores».