El Correo

Oña retrocede mil años para escenificar su Cronicón de la mano de Perfecto Uriel

Dos de los actores del Cronicón de Oña, en una representación anterior del espectáculo.
Dos de los actores del Cronicón de Oña, en una representación anterior del espectáculo. / F. Ordóñez
  • El director de 'El Reino de Nájera' se estrena el jueves al frente de la representación de la historia medieval de la localidad burgalesa

La localidad burgalesa de Oña retrocederá a partir del jueves más de mil años para revivir los episodios más importantes de su historia medieval. Fernán González, Sancho García, Doña Urraca, Sancho III de Navarra, El Mayor, El Cid... Todos estos personajes regresarán en el incomparable marco de la iglesia abacial de San Salvador gracias a una nueva edición del Cronicón de Oña, una representación histórica que cuenta ya con 28 ediciones a sus espaldas y que en esta ocasión ha confiado en el riojano Perfecto Uriel como director del espectáculo.

Uriel, que también dirige una de las principales recreaciones teatrales de nuestra comunidad, la del 'Reino de Nájera', cierra así el círculo y sigue los pasos de Roberto Carpio, primer director de la recreación najerina y que en su día también se puso al frente del Cronicón.

"Para mí supone una ilusión tremenda, un compromiso profesional muy grande al recoger el testigo de lo que en su día realizó Roberto Carpio y a la vez es un reto", explicaba ayer el director riojano, al tiempo que ultimaba los detalles para las representaciones, que tendrán lugar hasta el próximo día 17.

Las pruebas comenzaron el pasado 27 de julio y ayer se desarrollaba el primer ensayo general con vestuario, con el objeto de ajustar la iluminación y realizar los retoques precisos en un espectáculo que "ya camina por sí solo", aseguraba ayer Uriel a EL CORREO.

El riojano conocía bien la representación antes de recibir el año pasado la oferta de dirigirla. Conocía por motivos familiares a Berta Tricio, coordinadora del espectáculo, por lo que lo ha seguido desde sus inicios. "Lo he visto en varias ocasiones, con diferentes direcciones", subrayó Uriel.

Sin duda, él también enriquecerá con su sello personal la obra. "Ellos llevan 28 años con esta representación, pero yo también he podido aportar y ver otras posibilidades de dinamizar el espectáculo", apuntó. El cambio de dirección, sin duda, constituirá un importante aliciente para aquellos "quizá más remolones" para acudir por el hecho de haberlo visto en otras ocasiones.

Uriel también considera que su dirección se ha orientado de manera especial a "dinamizar a los actores y darles una libertad". Su objetivo es dar a los intérpretes "vida y elementos para que resuelvan las escenas", de tal modo que sean personas (actores) más que elementos "que sueltan un texto".

Un reto importante para el riojano ha sido el espacio. "La representación está concebida para el interior y se trata de un marco incomparable, pero hay que resolver cuestiones como las entradas y salidas, que están limitadas a las de la propia iglesia".

Volver a los orígenes

En el espectáculo participa más de un centenar de personas y los actores y actrices cuentan con "300 trajes deliciosamente cuidados", indicó Uriel.

Todo para que la localidad se sumerja por unos días en sus orígenes. La representación narra pasajes como la fundación del monasterio de Oña por Don Sancho y Doña Urraca en el año 1011. La prosperidad y fortalecimiento de Castilla desde sus inicios como condado hacia su futuro como gran reino peninsular, la relación de luchas y pactos con el califato, las guerras fratricidas, el asesinato de García Sánchez en el día de su boda, la división del reino de Sancho El Mayor... Todos estos episodios vuelven ante los ojos de un pueblo que, según asegura Perfecto Uriel, "se vuelca" con una iniciativa declarada como Fiesta de Interés Turístico Regional y que cuenta con numerosos reconocimientos a nivel nacional e internacional.

"Los habitantes viven el espectáculo con mayor interés, porque se trata de ellos mismos. Los personajes eran sus ancestros y se cuentan los orígenes de su pueblo. Por eso lo siguen con muchísima fuerza y cariño", aseguró Uriel, haciendo hincapié en la amplia participación de los habitantes del municipio en este espectáculo. "Hasta el último momento viene gente pidiendo colaborar", destacó.

El Cronicón de Oña, cuyo texto firma Juan Ruiz Carcedo, espera colgar un año más el cartel de completo. A ello intenta contribuir Perfecto Uriel haciendo uso de su experiencia escénica. Y aunque reconoce las similitudes entre esta representación y la del 'Reino de Nájera', tanto a nivel espacial como temporal, recalca que se trata de dos espectáculos "muy diferentes" e insiste en que para él ha sido "un reto" ponerse al frente de esta historia.

Temas