La ida y vuelta de los blusas al Iradier Arena se transforma en una «kalejira»

El paseíllo se reconvertirá estas fiestas en kalejira./Blanca Castillo
El paseíllo se reconvertirá estas fiestas en kalejira. / Blanca Castillo

La ausencia de una feria taurina ha provocado que el Ayuntamiento de Vitoria haya tenido que rebautizar al paseíllo de fiestas

Ander Carazo
ANDER CARAZO

La ausencia de una feria taurina ha provocado que el Ayuntamiento de Vitoria haya tenido que rebautizar al paseíllo que realizan las cuadrillas a las cinco de la tarde entre la plaza de España y el Iradier Arena, y el camino de retorno a las 20.30 horas. Hasta este año, su nombre oficial era la ida y la vuelta a los toros -como aparece en la agenda de actos de ediciones anteriores- y se ha tenido que buscar otra designación. En el programa de La Blanca para 2017, se le llama a este tradicional recorrido como 'kalejira', lo cual levantó ayer las suspicacias de algunos concejales por no haber recurrido a la popular denominación 'paseíllo'.

Lo que le esperarán a los blusas y neskas en el Iradier no serán reses bravas sino un espectáculo de humor amarillo (similar al antiguo programa de televisión), un concurso de recortadores de anillas con novillos, un espectáculo infantil, un circo y pelota mano. Un 'tótum revolútum' que incluye un espectáculo matinal de vaquillas el 5 y el 6 de agosto, además del Día del Blusa.

El alcalde Gorka Urtaran admitió que puede ser «complicado de entender» que esté prohibida la carrera de burros y se permita el toreo o recorte de vaquillas. «La ordenanza es la que es», alegó el regidor en referencia al «ambiguo» texto que entró en vigor en enero de 2014 con el apoyo unánime de los grupos que entonces componían el pleno (PP, PNV, PSE y EH Bildu). Una normativa que en otros asuntos es bastante más concreta ya que prohíbe aparcar el coche al sol si se lleva un perro a bordo y establece que los canes deben realizar 30 minutos de ejercicio al día.

Urtaran insistió en que si en 2017 no hay toros es porque las empresas taurinas no han querido presentarse a un concurso que «no les sale a cuenta al no existir afición suficiente». El regidor obvió las posteriores ofertas de alquiler del coso que le hicieron, y él rechazó, casas taurinas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos