Vitoria presenta sus fiestas sin toros, sin vidrio y libres de agresiones sexistas

La ofrenda floral a la Virgen congrega a blusas de todas las edades. / Igor Aizpuru

Voluntarios vigilarán la entrada al centro para evitar que se acceda con vidrio a la bajada y la subida de Celedón

ANDER CARAZO

Vitoria estará celebrando dentro de un mes exacto el día grande de las fiestas de La Blanca y, horas antes, Celedón habrá bajado desde San Miguel después de que la escritora Eva García Sáenz de Urturi ('El Silencio de la Ciudad Blanca', 'Los Ritos del Agua'...) encienda la mecha del chupinazo para dar rienda suelta al jolgorio en la capital alavesa. Este miércoles, el alcalde Gorka Urtaran y la concejala de Cultura, la socialista Estíbaliz Canto, han presentado el programa que se celebrará entre los días 4 y 9 de agosto. En total, se han organizado 350 actos con un presupuesto superior a 800.000 euros, lo que supone un ligero incremento respecto al año pasado. «Durante esos días, miles de personas disfrutarán de nuestra ciudad y muchos lo utilizarán como excusa para acercarse. Las fiestas volverán a centrar la actividad festiva y económica de la ciudad», ha destacado Canto.

Pero a los seis días de fiestas de La Blanca hay que sumarles nueve días más de prefiestas, entre el Día del Blusa y la bajada del campesino de Zalduondo. Cada día habrá algo con que difrutar. El 30 de julio se celebrará el centenario de la comparsa de gigantes y cabezudos y el 2 de agosto, el pregón que será leído por la actriz vitoriana Ainhoa Santamaría (premio Max a la mejor actriz de reparto) acompañada por Sole Giménez (Presuntos Implicados) y la Gasteiz Big Band, que realizarán un concierto especial en la plaza de España. Además, entre el 1 y el 3 de agosto tendrá lugar el ciclo de bandas de música en la plaza del Arca con la participaciones de las agrupaciones de la Ertzaintza, Laguardia y Elciego.

Después de que la 'madre literaria' del inspector Kraken lance el cohete a las 18.00 horas, se ofertarán alternativas para todas las edades en varios puntos de la ciudad. La concejala de Cultura ha afirmado que algunos puntos como el Matxete contarán con una programación exclusivamente euskaldun, pero la mayoría de 'escenarios' contarán con actuaciones tanto en euskera como en castellano. Tal es el caso de la plaza de los Fueros, que contará con seis conciertos (La Raíz, Zea Mays, ETS, El Drogas, Morat y MClan) lo que supondrá uno más de lo habitual y dos de ellos cantarán en euskera.

Agustin Jiménez y Enrique San Francisco estarán en el rincón del humor que volverá a estar en los jardines del Obispo Fernández de Piérola (detrás de la catedrla de María Inmaculada) y -entre otros- la banda 500 Noches realizará un homenaje al cantautor Joaquín Sabina en la plaza de la Provincia. Pero tampoco faltarán los espectáculos infantiles (en la plaza del Conde de Peñaflorida y El Prado), el zoco árabe (plaza Juan de Ayala), la feria de artestanía y gastronomía popular (General Loma), el mercado de la artesanía (La Senda), el recinto ferial de Mendizabala (entre el 20 de julio y el 10 de agosto), la música de cámara (en el pórtico de la catedral de Santa María) y los grupos locales (en el jardín de Falerina).

Además, la muestra de espectáculos pirotécnicos recuperará el carácter internacional y la empresa eslovaca Privatex Piro lanzará sus fuegos el día 6 al cielo de la capital alavesa.

«A dar ejemplo»

Pero para que esas jornadas transcurran con tranquilidad, los responsables municipales confían en que no se traspasen algunas líneas. Urtaran ha defendido que las fiestas «siempre se deben de centrar en el respeto en las relaciones entre hombres y mujeres», a la vez que ha lamentado las agresiones sexuales registradas en los últimos días en Sopela (Bizkaia) y Zarautz (Gipuzkoa). Por eso, el Departamento municipal de Igualdad -que dirige la jeltzale Jaione Aguirre- presentará en las próximas semanas un protocolo para actuar en este tipo de sucesos. «Que estas fiestas transcurran sin ningún tipo de suceso que atente o denigre a las mujeres. Vitoria tiene que dar ejemplo», ha confiado la edil del PSE.

Por otra parte, como ya era conocido, no se podrá acceder con vidrio ni a la bajada ni a la subida de Celedón. Por eso, el alcalde ha anunciado que varios voluntarios avisarán de esta prohibición a la gente y se les ofrecerá una alternativa de envase. Ni habrá controles policiales ni barreras física, pero el mandatario del PNV ha hecho un llamamiento para que la gente que se anime a meterse en el epicentro de la fiesta «vaya sin botellas de cristal».

Los miembros del Gobierno municipal han aclarado que, pese a la división existente entre la Comisión y la Federación de Blusas y Neskas, se celebrará el paseíllo hasta el Iradier Arena, donde -eso sí- no habrá corridas de toros y, en su lugar, habrá vaquillas. «Lamento que exista esa división y espero que, aun así, se puedan adaptar para participar en las activiades», ha solicitado Urtaran, quien ha reconocido que es difícil de entender para muchos que haya un espectáculo de vaquillas y no una carrera de toros, pero la ordenanza de protección de animales así lo permite y ha admitido que «tal vez» se tendrá que actualizar ese texto en un futuro.

Fotos

Vídeos