La falta de acuerdo entre los dos colectivos de blusas pone en riesgo el paseíllo

Blusas disfrutan del paseíllo por la calle Dato. /
Blusas disfrutan del paseíllo por la calle Dato.

La Comisión rechaza la propuesta de Urtaran de repartirse con la Federación el orden de salida en las ‘kalejiras’ y exige una reunión con todos los grupos políticos

DAVID GONZÁLEZ

Cisma total en los blusas a menos de una semana para que se calzen las abarcas. La Comisión de Blusas y Neskas, con diecinueve cuadrillas en nómina, ha decidido este lunes, tras más de dos horas de tensa reunión, rechazar la propuesta del Ayuntamiento de repartirse con su antagonista -la Federación, que engloba a siete escindidos- el orden de salida en los paseíllos, epicentro diario de sus actividades. Este martes, este colectivo anunciará su decisión a los representantes políticos vitorianos. Asimismo, exigirá una reunión de urgencia con todos ellos, y sin la presencia de la Federación, para tratar de encauzar esta polémica.

El equipo de gobierno les instó a que se repartieran los desfiles «importantes». El del próximo martes 25, Día del Blusa, y el del 5 de agosto. Uno para cada colectivo

A las siete y media de la tarde de este lunes, representantes de las diecinueve cuadrillas aún dentro de la Comisión arrancaron una de las reuniones más tensas, y determinantes, de los últimos tiempos. Debían decidir sobre la proposición lanzada por el departamento de Cultura, liderado por la socialista Estíbaliz Canto. Ésta les planteó que la Comisión, la más antigua y con más miembros, eligiera el orden de salida en cuatro de los seis paseíllos, rebautizados ahora como ‘kalejiras’ con la eliminación de los toros. La Federación eligiría en dos.

Sin embargo, había letra pequeña. El equipo de gobierno les instó a que se repartieran los desfiles «importantes». El del próximo martes 25, Día del Blusa, y el del 5 de agosto. Uno para cada colectivo.

La Comisión, que no reconoce a la Federación, se niega a aceptar esto último. Lo entiende como una concesión a cambio de nada. Y a siete días para que las cuadrillas tomen Vitoria, implica que la primera ‘kalejira’ corre serio peligro. Una auténtica patata caliente para el Gabinete Urtaran.

A lo que sí se pliega la Comisión, siempre según los medios consultados, es a que la Federación participe en la elección del Celedón y neska txikis tras el aviso lanzado por el Ayuntamiento. El equipo de gobierno local señaló a ambas asociaciones el pasado jueves, en una reunión mantenida en el Palacio de Villa Suso, que era «un acto de ciudad» y no de ninguna de ellas.

Subvención recortada

Pero no acaba ahí el revuelo. El Consistorio está decidido a modificar la partida destinada a la Comisión de blusas y neskas. De los 70.000 euros iniciales, el Gabinete Urtaran eliminaría el porcentaje correspondiente a los siete escindidos.

Este movimiento económico, que todavía no se ha hecho público, busca que cada miembro de la Comisión no reciba un dinero extra tras la marcha de siete de sus integrantes. Para no herir susceptibilidades en este colectivo, tampoco significará que esos cerca de 18.000 euros vayan a parar a los bolsillos de Los Bainas, Batasuna, Bihurriak, Biznietos de Celedón, Gasteiztarrak, Jatorrak y Los Martinikos -los escindidos-. Al menos durante esta edición. Otro tema será a partir del próximo año, donde sí tendrían acceso.

Opinión

Conscientes de que esos euros no llegarán a sus cuentas corrientes, estas siete cuadrillas meditan pedir la donación de esa cantidad para alguna entidad vitoriana sin ánimo de lucro y relacionada con las fiestas. Una de las candidatas más claras sería la Cofradía de la Virgen Blanca.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos