Buen humor y armonía en los paseíllos de fiestas

Un blusa de Jatorrak, durante el paseíllo de fiestas.
Un blusa de Jatorrak, durante el paseíllo de fiestas. / Jesús Andrade

Las cuadrillas de la Federación han comenzado la kalejira minutos antes de las 16.30 horas y las de la Comisión, a las 17.00

Sergio Carracedo
SERGIO CARRACEDO

Los blusas y neskas de Vitoria han vuelto a derrochar buen humor y armonía en los dos paseíllos organizados en el día central de las Fiestas de La Blanca. Como hizo público este viernes la Federación, las siete cuadrillas escindidas en otoño, que cuentan con 1.300 fieles en sus filas, comenzaron la kalejira unos minutos antes de las 16.30 horas, lo que ha hecho que algunos miembros hayan llegado tarde y han marchado desperdigados por la calle Dato. En unos 20 minutos, los blusas y neskas de la Federación han dejado la calle expedita para que a las 17.00 horas, salieran las diecinueve cuadrillas de la Comisión, que engloban a más de 3.000 integrantes.

Los miembros de las cuadrillas consultados por este periódico han restado importancia al tema de la escisión en dos colectivos y consideran que «es algo circunstancial, la amistad está por encima», han dejado claro. A pesar de ello, el resto de las jornadas festivas tendrán el mismo formato, con dos 'kalejiras' diferentes separadas por unos pocos minutos.

Con apenas 20 grados de temperatura en el centro de Vitoria, los paseíllos de este sábado, día de la Virgen Blanca, no han estado acompañados de una masiva presencia de público. Además, se ha producido un pequeño vacío en la calle Dato, entre las 16.40 horas y las 17.00 horas, que ha sido aprovechado por unos percusionistas para hacer de la céntrica arteria vitoriana su particular escenario. A pesar de ello, los blusas y neskas han vuelto a mostrar su ingenio y diversión para el disfrute propio y de los vitorianos. La cuadrilla Batasuna ha paseado un carro de bueyes por el centro de Vitoria, pero también ha habido dragones, una vaca de fibra de vidrio de Belakiak y hasta tres cabezudos sacados por Gasteizko Margolariak.

Actividades para todos

Pero el día grande de las fiestas en honor a la Virgen Blanca cuenta con una agenda cargada de actividades para pequeños y mayores, de la que este año se han caído las corridas de toros, lo que no ha impedido que, un año más y como cada 5 de agosto, miles de vitorianos hayan salido a la calle para participar en las celebraciones por el centro de la ciudad.

Tras la procesión, blusas y neskas han estrenado sus atuendos festivos para estos días y se han dirigido a la balconada de la iglesia de San Miguel para hacer su tradicional ofrenda floral a la patrona, que sigue las fiestas desde su vitrina. En la visita a la Virgen Blanca no ha faltado el "aurresku" de honor, tras el que la música de charangas ha comenzado a oirse por las calles más concurridas de la ciudad.

Este año, Vitoria es la única capital vasca sin toros, pero no sin vaquillas, que han vuelto a salir al coso del Iradier Arena, recinto que por la tarde ha cambiado las corridas por un espectáculo de pruebas al estilo del televisivo "Humor amarillo".

Los detractores de la tauromaquia, llamados por el partido ecologista Equo, lo han celebrado con un "photocall" en las inmediaciones de la plaza por el que han pasado los que se alegran de que este año el Iradier Arena haya cambiado su uso.

Gigantes, cabezudos, actividades para los "txikis", bertsolaris y ofertas de todo tipo completan la lista de propuestas festivas de un día que ha amanecido en la ciudad con un cielo gris y una temperatura fresquita, apenas 20 grados, después de la en jornada inaugural se alcanzasen los 30 grados, en la que el sol y el calor dieron la bienvenida a Celedón.

Ya por la noche, el teatro con la obra "Prefiero que seamos amigos" con Lolita y Luis Mottola, verbenas y el concierto del grupo bilbaíno "Zea Mays" completarán este sábado en el que no faltarán los fuegos artificiales en el recito cercano a las barracas.

Fotos

Vídeos