El Correo

La oferta mejor valorada para sustituir a los toros en La Blanca incorpora vaquillas

La celebración de vaquillas en la plaza de toros constituye una de las actividades clásicas de las fiestas de La Blanca.
La celebración de vaquillas en la plaza de toros constituye una de las actividades clásicas de las fiestas de La Blanca. / Iosu Onandia
  • El Gabinete Urtaran deja sobre la mesa la elección de la alternativa a la feria porque una de las tres opciones incluye, además, un «bombero torero», según los técnicos

Cuando faltan poco más de dos meses para La Blanca, las actividades que acogerá el Iradier Arena siguen sin estar cerradas. A pesar de que han pasado seis meses desde que el Gabinete Urtaran declarara desierto el concurso para la organización de la feria taurina y anunciara que consensuaría con la Comisión de Blusas y Neskas el plan alternativo -tras vetar las propuestas de alquiler del coso tramitadas por casas taurinas como los Chopera-, la programación, de cuya gestión se encargará una empresa, aún no se conoce. Todo hacía indicar que la mesa de contratación se decantaría ayer por una de las tres ofertas presentadas, pero el asunto quedó aplazado por una cuestión técnica.

La propuesta de contratación de estos actos alternativos a los toros no se producirá por tanto, al menos, hasta la próxima semana. Pero fuentes municipales han confirmado que de momento la oferta mejor valorada por los técnicos corresponde a la firma Disport Eki, que incluye en sus actividades la celebración de vaquillas. Y no es la única. La posicionada en segundo lugar también programa este espectáculo taurino todas las mañanas durante las jornadas festivas, tanto el Día del Blusa como del 5 al 9 de agosto, confirmó la empresa, Esencia Taurina.

Precisamente una cuestión relacionada con la propuesta de esta última es la que provocó que ayer se pospusiera la elección. Los técnicos valoran que presenta una oferta de «difícil encaje» en el marco de algunos planes municipales. Los funcionarios se refieren, en concreto, al «bombero torero» -un «espectáculo cómico taurino», según la terminología empleada por la firma proponente-, que entraría en conflicto con los planes de servicios como educación o convivencia, aunque no con los de medioambiente.

Es decir, el problema no se relaciona con aspectos relativos a la tauromaquia o el uso de animales que podrían suponerse al incluir la oferta de vaquillas. Es más, el informe técnico admite que el resto de las actividades de Esencia Taurina «son adecuadas», y eso que añade como opción una novillada con picadores. Además, plantea un concurso de recortadores, un espectáculo ecuestre, otro de lucha libre mexicana, un show de moto-trial y el señalado espectáculo cómico-taurino, sustituible en cualquier caso, por un ‘grand prix’, el día del niño.

El documento que rechazará esta oferta será redactado de nuevo para evitar que sea recurrido, pero la mayor precisión lingüística no influiría en el desenlace final. Disport Eki, la firma que pone la pista de hielo en Navidad, seguirá teniendo una mejor puntuación, de acuerdo a las fuentes consultadas.

Cuestión paradójica

De esta forma, el recinto de la plaza del Renacimiento volverá a acoger vaquillas, como hasta ahora, a pesar del ‘no’ a los toros de Urtaran y el PSE. Resulta paradójico si se recuerda que el Consistorio, después de declarar desierto el concurso para gestionar la fiesta que los empresarios consideraban «inasumible», rechazó las propuestas remitidas por distintos grupos para alquilar el Iradier y organizar, bajo su riesgo económico, actos taurinos como éste.

Cuando Toreo, Arte y Cultura BMF (participada por el mexicano Alberto Bailleres y la Casa Chopera) presentó la solicitud oficial, el Ayuntamiento la rechazó justificando que «el Iradier está reservado desde que el concurso quedó desierto para la realización de actividades acordadas con la Comisión de Blusas y Neskas». El mismo argumento usó en la petición del empresario local Francisco Javier Chacón.

Tras las reuniones con los Blusas y recibir ideas de particulares y empresas, el Consistorio entendió que «todas las ideas realizables» que se habían propuesto «necesitan la gestión de una empresa». Cultura planteó que el vacío dejado por la feria de La Blanca suponía «una oportunidad para introducir novedades» y aunque no lo excluía, veía difícil las vaquillas porque al haber que echar arena «resulta difícil que se puedan organizar otras actividades en el mismo día». Las empresas vienen a demostrar ahora que no es así.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate