Restaurantes

La vuelta al mundo

La vuelta al mundo
IGOR AIZPURU
Oh Malbec (Vitoria)

Joseba Fiestras
JOSEBA FIESTRAS

El Malbec es una variedad de uva procedente del sur de Francia del que se obtiene el vino negro de Cahors, llamado así por su intenso color y sus matices oscuros. Argentina es el país que tiene mayor superficie de Malbec en el mundo. Y como Pablo y Hernán proceden del país del tango pero querían darle a su restaurante un aire galo, nada mejor que loar al vino. Aquí se puede almorzar a gusto picoteando con clase o con primeros y segundos de categoría. Adrián Sabia es el chef del lugar, que recomienda de su carta los huevos rotos Gramajo (con bastones finos de patatas fritas, huevo, y otros ingredientes), el asadito de tira (costillar de ternera o la vaca en Argentina), o la tabla Queseando (en la que, como su propio nombre indica, hay diversas clases de queso).

Oh Malbec (Vitoria)

Dirección
Pio XII, 16
Teléfono
945339269
No perderse
Los quiches

Las raciones de croquetas artesanas, de rabas verdes (aquí todo tiene un toque original), de patatas bravas o de mejillones a la marinera constituyen buenos comienzos, mientras platos como el risotto de hongos, los chipirones en su tinta, el bacalao ajoarriero, las carrilleras, la costilla de cerdo a la barbacoa, el entrecot o la brocheta de pollo sacian al más ansioso.

Quiche al gusto. La receta nació en la región de Lorena (Francia), de ahí su nombre (Quiche Lorraine) y es una tarta salada abierta que se elabora con masa quebrada sobre la que se vierte un preparado de crema a base de huevos, leche, mantequilla y nata. En Oh Malbec sugieren hasta una decena de combinaciones: las hay de bacon, queso y cebolla, de calabacín, con capresse, de jamón y queso, de espinacas, de setas, de bacalao con pimientos…
Quiche al gusto. La receta nació en la región de Lorena (Francia), de ahí su nombre (Quiche Lorraine) y es una tarta salada abierta que se elabora con masa quebrada sobre la que se vierte un preparado de crema a base de huevos, leche, mantequilla y nata. En Oh Malbec sugieren hasta una decena de combinaciones: las hay de bacon, queso y cebolla, de calabacín, con capresse, de jamón y queso, de espinacas, de setas, de bacalao con pimientos…

Quiches

Tienen una hamburguesa que lleva el nombre del comedor y, como no podía ser de otra manera, está elaborada con carne de rechupete. También disponen de ensaladas variadas (el cliente puede escoger media ración o una entera) y la griega es un pecado de lo buena que está. Pero, sin duda, quien acude a Oh Malbec no puede irse sin degustar sus quiches, un tipo de tarta salada, estrella de la gastronomía francesa, que en este coqueto espacio perparan de varios gustos. Es un bocado que quita el sentido y el maestro de fogones borda la receta.

Otra cosa son los postres del establecimiento, que provocan suspiros hasta del más soso. Ese sorbete de mandarina, el brownie con helado de vainilla, su goxua casero, el flan de queso… Son solo muestras dulces de un recetario que sabe cómo cerrar bien un banquete. La inspiración es francesa, sí, pero lo bueno del Oh Malbec es que a través de sus platos se puede dar la vuelta al mundo.

¡Ah! y cuenta con una excelente carta de vinos con distintas variedades de Rioja, argentinos, blancos, rosados, cavas y champagne que han sido seleccionados por Pablo Ojeda. Otro aliciente de este interesante espacio son los pintxos que pueblan su barra el cap i pota (casquería de la buena), el lomo en salsa o la asadurilla son solo algunos ejemplos de estos manjares.

Y en su menú diario no faltan platos de cuchara como las pochas con almejas, las lentejas, el guisado de potro, la alubia pinta, el cocido argentino o el arroz con chipirones.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos